Publicidad

martes, 28 de julio de 2015

5 razones para la Formación Universitaria española en Técnicos de Radiología

Los Técnicos de Rayos no sólo hacen Radiografías
Hace tres años que los Técnicos de Radiología de España están cursando en Universidades de Portugal, por la cercanía y ahorro de costes. ¿Por qué?
Los "Técnicos de Rayos" en España ya no pueden considerarse como aquel profesional subjuntivo en el equipo multiprofesional de los Servicios de Radiología. De la primera regulación formativa de 1963 (tres meses de formación en la primera escuela de Electrorradiología en Oviedo) se avanzó en 1978 a dos años. Y ahí se quedó: en la Formación Profesional y dos años de Formación reglada. Toda la masa profesional de los Técnicos de Radiología de España (unos 20.000 en total) piden desde hace varios lustros una consideración de estatus Universitario, por varias razones, que desarrollo aquí, a pesar de que el Ministerio de Educación (en su estrato de la Formación Profesional) tiene previsto publicar en este mes de junio el Título de Técnico Superior en Imagen para el Diagnóstico y Medicina Nuclear y el Título de Técnico Superior en Radioterapia y Dosimetría (clicar para comprobar sus últimos borradores en estudio datados de abril 2013).
Estas actualizaciones sirven para refrescar las Competencias, pero no dan solución a diferentes e históricos problemas que aquí expongo y que son Necesidades para la implantación de Formación de Grado:

1º.- Entorno Productivo
El entorno del Radiodiagnóstico, Medicina Nuclear y Radioterapia (Radiología en sus prestaciones clínicas) ha cambiado y va a cambiar constantemente por dos situaciones que incluso los Médicos Radiólogos ya esperan por el aumento de número de pruebas (1) como por adquisición de nuevos roles competenciales.
La SERAM (Sociedad Española de Radiología Médica) pide aumentar el tiempo de Formación Especializada (Residencia) de 4 a 5 años porque para la Orden SCO/634/2008, de 15 de febrero, por la que se aprueba y publica el programa formativo de la especialidad de radiodiagnóstico, ya piden ampliar a 5 años de Residencia, porque la nueva tecnología y la subespecialización en áreas como radiología torácica, abdominal, pediátrica o intervencionista cuestionan el actual enfoque de tiempo y materias de Conocimiento para el Radiológo.
A los actuales TSID (que ejercen en Servicios de Radiodiagnóstico y de Medicina Nuclear) y TSRT (en Servicios de Radioterapia) ya se les exige desarrollar Actividades que no están reflejadas en la Enseñanza reglada de los respectivos títulos de Formación Profesional de TSID (Técnicos Superiores en Imagen para Diagnóstico) o de TSRT (Técnicos Superiores en Radioterapia), que son los Profesionales Formados en España para la obtención de la imagen Diagnóstica o de Terapia en equipos imagenológicos médicos.
En el currículo formativo actual de los TSID y de los TSRT no se instruye de forma reglada la Competencia para realizar una amplia diversidad de Procedimientos Técnicos que les demanda el actual Mercado Laboral, al frente de equipos tecnológicos en continua oferta renovadora e innovación tecnológica altamente exigente.
Y, lo que es más importante en el entorno productivo: La innovación en la metodología del trabajo.
Quien esté retrasando la implantación del Grado en las Universidades de España está reduciendo la Innovación que Ya se está produciendo en la Radiología Médica en otros países. Porque ya está recayendo en los Radiographers la responsabilidad de cambiar flujos de trabajo, variables metodológicas, y que no son lineales, para facilitar la labor del Diagnóstico y tratamiento radiológico. No se puede aspirar a que haya variaciones, que van a ser necesarias en menos de 10 años, cuando la Formación en Educación Superior no Universitaria (la de FP Superior) impide formar a profesionales capacitados para la Innovación de Métodos de Trabajo. Por definición, es así. Y por modelo educativo, es imposible.

2º.- Inadecuado Modelo de Enseñanza en España
El Conocimiento Tecnológico necesario para el manejo de los equipos exige más tiempo de aprendizaje y práctica que el máximo que se puede dar en el tiempo modular de la Formación Profesional Superior, en rama sanitaria, que actualmente es de 2.000 horas. Incluso ampliándolo a 3.000 h. (como ya hay en otros títulos de FP Superior) tampoco podría dar solución real por la inadecuación  del cuerpo docente de equipamientos y centros. El currículo formativo actual en FP Grado Superior la imparten Profesores de Educación Secundaria, a quienes no se les exige estrictamente ser Profesionales titulados de la Salud, ni Unidades Docentes Hospitalarias. El perfil del Docente de los TSID y TSRT tiene un techo insalvable para la necesidad Formativa de los Profesionales

No existe en el programa formativo, ni puede incluirse en programa formativo de Centros de Formación Profesional, porque su actual profesorado no está preparado, para impartir Conocimiento sobre:
  • Investigación en el campo Diagnóstico y Terapéutico
  • Física Médica sobre la Imagen radiológica para la aplicación clínica
  • Resonancia Magnética y sus aplicaciones actuales en Difusión y Neurorradiología
  • Imagen Molecular y caracterización paramétrica de análisis diagnóstica y predictiva
  • Fusión de Imagen entre equipos de Imagen Diagnóstica y Terapéutica
  • Aprendizaje y entrenamiento de Imagen de Ecografía, tanto para la realización de pruebas como para los procesos de imagen ecoguiados
  • Aplicación de parámetros de reducción de Dosis en equipos de TAC
  • Gestión de Tecnologías de Navegacíón pre e intraoperatoria Vascular y Terapéutica
Todos los anteriores conjuntos de Conocimiento se están aprendiendo en modo Formación Continuada porque se demandan en la Práctica, y sin embargo no se ofertan en la enseñanza reglada de Formación Profesional.
Tanto volumen de Conocimiento no puede estar fuera de la enseñanza Reglada, cuya estructura modular homegeneiza, cohesiona y regula mucho mejor que la Formación Continuada.

El espacio de aprendizaje de estas técnicas no puede realizarse en aularios de Centros de Educación Secundaria, donde se enseñan los Módulos de Formación Profesional. El espacio adecuado es el ámbito Asistencial Hospitalario o Clínico, como el aprendizaje de Residencia de los Médicos Radiólogos.
Es necesaria la composición de Unidades Docentes de Formación Hospitalaria para la formación de Grado de Radiología Técnica, inexistentes en todo el territorio español.

Caracterización y Medición de lesiones en Neurorradiología
3º.- Por las claves de la Validación Tecnológica de la Imagen Médica
El Médico Radiólogo está asumiento un Rol de Consultor interclínico y su tiempo profesional deja de estar al lado de las consolas de los equipos radiológicos, donde se sitúan Técnicos con una innegable variabilidad en su Formación reglada, muy insuficiente en tiempo lectivo y desajustada en su actual Conocimiento programado, citado en la 2ª razón.
De hecho, desde la SERAM se ha pedido, desde 2009, varias veces la existencia de la Formación Universitaria para los Técnicos españoles, por las necesidades y tendencias en el entorno productivo, ya mencionadas en la 1ª razón.
Con todo, el Profesional que obtiene y gestiona la imagen médica tendrá que asumir roles más importantes y decisivos en el Proceso Diagnóstico y Terapéutico, avanzando en la validación tecnológica y la correlación anátomo-patológica de las estudios realizados y procesados dentro de un Acto Tecnológico al que se le sumará en 2018 una obligación del cumplimiento de la Directiva 2013/59/Euratom por la que se exigirá un Perfil de mayor Competencia en los Procesos Imagenológicos Médicos con el fin de aplicar medidas de ajustes e información de Dosis Radiológicas en todas las pruebas. Esa directiva concurre a España a un problema por el que estima que los Profesionales que trabajan con Radiaciones Ionizantes aplicándolas a los pacientes están formados en un entorno profesional Universitario.

4º- Por la Responsabilidad en la Relación con el Paciente
La Ley de Ordenación de Profesiones Sanitarias (44/2003) ubica a los Técnicos Radiólogos de España en un ámbito inferior a las Profesiones de Formación Universitaria porque encaja a los técnicos como Profesionales de la Salud, y no como Sanitarios.
Y, sin embargo, la Relación Asistencial del Técnico Radiólogo ya está dentro de la órbitas asistenciales porque la Cultura de Seguridad Radiológica del Paciente exige al Técnico:
  • Comunicación Asistencial adecuada para la información de la Realización de la Prueba, de la Preparación previa, y de sus posibles efectos adversos. El Técnico interviene directamente en la comunicación del Proceso de Consentimiento Informado, y también hace gestión de datos clínicos del Paciente antes, durante y después de las Pruebas.
  • Intervención como colaborador en las Reacciones Adversas por aplicación de sustancias de contraste
Ese necesario cambio de Consideración en la Ley de Ordenación de Profesiones Sanitarias supondría la Colegiación Obligatoria, por asociación con la Cultura de Seguridad Radiológica con el Paciente dado que estos Técnicos Especialistas tienen contacto y comunicación Asistencial directa y continua en todo momento y recorrido del paciente en el Proceso Diagnóstico y Terapéutico Radiológico.


5º.- Porque no hay correspondencia de Movilidad profesional hacia estados de la Unión Europea
No existe una posible vía para el reconocimiento automático en Europa de las cualificaciones profesionales de los Títulos de TSID y TSRT de España. No están incluidos dentro del "Positive Automatic General System (no compensation measures imposed)", que es el sistema Legal de la Unión Europea para generar un Reconocimiento de Cualificaciones que posibilita la Movilidad en el Mercado Laboral.
En esa web oficial de la Unión Europea es constatable que nuestra Profesión no tiene sistema compensatorio de nuestras Cualificaciones para la movilidad. Y eso es un problema para nuestros Ministerios de Educación y de Sanidad.
Y en nuestros Ministerios de Educación y Sanidad lo saben: Deben ofrecer Formación Universitaria para nuestra Profesión en España, como en todos los demás estados del entorno Europeo, porque deben tener Correspondencia de los títulos con las clasificaciones y marcos de enseñanza y niveles profesionales europeos e internacionales.

Solución
No es una razón, pero es una estrategia seguir a en España, como propuesta:
1º.- El Grado de Radiología Técnica, que se diseñe desde los Departamentos de Radiodiagnóstico, Radioterapia, Oncología y Física Médica de una Facultad de Medicina, y tras la aprobación de la Ley estatal que ordene sus enseñanzas mínimas para cualquier Universidad de España, debe albergar aquellos Contenidos que dan Especialización, Autonomía en la Realización, y Capacidad de Avanzar hacia materias de Investigación.

El actual modelo de FP tiene 120 ECTS, y el Grado en España está estructurado por 240 ECTS: Faltan otros 120 ECTS hasta completar el modelo Universitario, en el que se debe Fusionar el Perfil del TSID y el del TSRT, y sumar los Contenidos necesarios y citados previamente.

Hay que definir sistemas de homologación curricular y experiencial, como recorridos desde la FP, y los itinerarios probables de Formación post gradual Universitaria: áreas de conocimiento en Cursos de Expertos, Masters y Doctorados.

2º.- Redefinición de estatus de Perfiles profesionales. Las Competencias de los Técnicos de Formación Profesional y la de los Graduados en Radiología Técnica tendrían trasversalidad - mismo ámbito en algunas propiedades de responsabilidad profesional - y verticalidad por la especialización y mayor responsabilidad y autonomía del Graduado respecto al Técnico de FP y al Médico Radiólogo.
En un tiempo de no más de 6 años (tiempo para primera promoción Universidad y tiempo prudencial de nuevas convocatorias antes de extinguir los Planes de Estudios), los títulos de FP deberían desaparecer, mientras que se activa el Foro Marco para el Diálogo Social de la repercusión de la nueva titulación en la clasificación profesional y sus derivaciones retributivas.

Ya existen varios ejemplos en España de titulaciones de FP cuya formación se ha adaptado al Grado, y después de un tiempo han desaparecido las ofertas formativas en la FP.

También se puede definir el modelo de Competencia Profesional en el ámbito no Asistencial: la Docencia, la Gestión de Control de Dosis Radiológica, Gestión Administrativa Empresarial de Centros y Unidades Asistenciales, Investigación en Física Médica y Tecnología Radiológica.

3º.- Puedo entender que al menos un 80% de la masa profesional de los Técnicos Radiológos de España iniciarán inmediatamente sus procesos de Homologación y Enseñanza reglada y post gradual en Universidades de España, tras haber realizado algunas encuestas y consultas inter colectivos de Representación Profesional.

Todos estos temas y conceptos los he analizado en otros artículos publicados: