Publicidad

sábado, 1 de noviembre de 2014

Implante de prótesis de esternón, de impresión 3D


La asociación de la cirugía protésica con las prótesis de impresión 3D no ha hecho más que empezar. Y nos tenemos que acostumbrar a que en la Radiología Médica hagamos pruebas de control de dichos implantes, como en el post Primeros implantes vertebrales de impresión 3D, o incluso en el diseño de las prótesis como os lo conté en Mapeo por Resonancia Magnética para imprimir prótesis 3D

En este artículo voy a hacer referencia de lo que se publica en Diario Médico sobre el primer implante de prótesis de Esternón, que fue impresa en 3D, a un hombre de 50 años con la zona dañada por un proceso tumoral:



Un equipo del servicio de Cirugía Torácica del Complejo Asistencial de Salamanca ha implantado con éxito el primer esternón fabricado en una impresora en 3D de España. El protagonista ha sido un varón de 50 años que, a causa de un tumor, tenía dañada esa zona y necesitaba una prótesis para sustituir la pieza afectada por la tumoración. El equipo ha estado coordinado por José Luis Aranda, del Servicio de Cirugía Torácica del complejo asistencial salmantino al que ha apoyado en la cirugía Marcelo Jiménez, jefe de sección de dicho servicio.

"Tras detectar el problema que teníamos, nos pusimos a diseñar la pieza y optamos por esta modalidad en 3D para ser más precisos y porque las prótesis convencionales para el esternón suelen dar problemas de fijación por la zona de enganche con las costillas en la que se encuentra", explica a Diario Médico Aranda, que indica que no hay constancia en ninguna publicación científica de que se haya practicado en España una cirugía de esternón con estas características de impresión en tres dimensiones.

La pieza fue encargada a una empresa especializada de Australia y por un importe de entre 3.000 y 4.000 euros fue diseñada y enviada al centro salmantino. "La prótesis diseñada a medida del paciente acaba con los problemas de adaptabilidad de las técnicas protésicas existentes, como membranas y barras de titanio pero que no están personalizadas", explica Aranda, que espera repetir la experiencia con esta empresa, ya que el seguimiento por videoconferencia de todo el proceso pre y posquirúrgico ha sido un éxito. "Al estar tan medida, encajó a la perfección con las costillas y ha quedado muy bien anclada con el refuerzo de un perno", y recalca que el coste ha sido muy similar a elementos protésicos que se vienen utilizando para cirugías similares; de ahí que no suponga un esfuerzo extra en costes sanitarios y sí un aumento en prestaciones para paciente y cirujanos.

El resto del Servicio de Cirugía Torácica de Salamanca ha colaborado activamente tanto en el diseño como en las gestiones necesarias para su adquisición. Asimismo, el Servicio de Cirugía Plástica ha colaborado en la reconstrucción de los tejidos blandos.

Partículas de titanio
José Luis Aranda detalla que, una vez enviado el modelo de la prótesis que se quiere obtener, la empresa que lo elabora introduce esas medidas en una gran impresora que utiliza partículas de titanio en suspensión que, a través de un láser disparado que las atrapa, se convierten en láminas. Una detrás de otra se van acumulando formando la pieza deseada. Se trata de una tecnología aditiva en la que, en vez de ir perfilando un bloque hasta conseguir la forma deseada, se van añadiendo láminas para acabar dando con el objeto final.

Sígueme en Twiter: @Migueldlacamara