Publicidad

domingo, 9 de febrero de 2014

Efectos adversos de la Resonancia Magnética y del Gadolinio



Desde la introducción de la resonancia magnética como técnica diagnóstica, el número de pacientes expuestos a campos electromagnéticos ha aumentado drásticamente. Y no es la primera vez que publico artículos sobre Efectos de Campos Electromágnéticos (clica y tendrás acceso a todos los post con la etiqueta). Puedes revisar el Estudio de Efectos en los Profesionales que trabajan en Resonancia Magnética.

No obstante, actualmente se desconocen los riesgos que el uso de esta técnica puede tener sobre los pacientes. El objetivo de esta revisión es aportar los resultados obtenidos en los experimentos más relevantes llevados a cabo en los últimos años.

Artículo, de Juan José Delgado Moraleda. Estudiante de la Facultad de Medicina y Odontología. Universidad de Valencia (España), que puedes ver aquí



Efectos biológicos de MRI
La resonancia magnética nuclear se ha considerado hasta el momento una tecnología segura, pues se considera que efectúa un cambio en la posición de los átomos, sin afectar a su estructura.

Sin embargo, hay riesgos que se pueden derivar de la exposición a los tres tipos de radiaciones que se utilizan en la resonancia magnética: el campo magnético estático, el campo magnético variable y los pulsos de radiofrecuencia.

Campos electromagnéticos estáticos
Según los estudios, los campos electromagnéticos estáticos no poseen efectos secundarios para la salud humana, a excepción de algunos de poca importancia como náuseas, vértigo y sensación de sabor metálico.

Según la última guía clínica de la International Commission on Non-Ionizing Radiation Protection (ICNIRP), que ha revisado estudios sobre este asunto realizados tanto in vivo como in vitro, ha determinado las cantidades máximas de radiación electromagnética a las que está recomendado exponerse en el ámbito laboral y para el público general.

Según sus conclusiones, para la exposición ocupacional, los niveles máximos serían de dos teslas para la cabeza y el tronco, mientras que serían de 8 teslas para los miembros. En cambio, serían de 400 microteslas para la población general en cualquier parte del cuerpo.


Campo electromagnético con gradiente (variable)
Durante una prueba de resonancia magnética, el campo de gradiente está constantemente siendo encendido y apagado. Por esta razón, en función del momento la radiación corresponde a frecuencia intermedia o a frecuencias extremadamente bajas (ELF o Extremely Low Frequency).

La IARC (International Agency for Research on Cancer) la clasifica en el grupo 2B, es decir, con posible riesgo carcinogénico para humanos. Esto se debe a que se ha sugerido una asociación entre los campos ELF y la leucemia infantil, a partir de un metanálisis realizado en el 2003.

Efectos de los pulsos de radiofrecuencia
Los efectos que más se han estudiado son los térmicos, pero también hay otros efectos: La temperatura de los cuerpos sometidos a pulsos de radiofrecuencia aumenta porque los tejidos absorben la radiación. Este fenómeno depende de las propiedades eléctricas y geométricas del tejido, de la frecuencia de la onda de radio empleada y de las veces que se repita este impulso.

Hay partes del cuerpo especialmente sensibles a los efectos térmicos de los pulsos de radiofrecuencia, como la córnea y los testículos, lo cual debe ser tenido en cuenta cuando se apliquen éstos.

Por otra parte, el hecho de que el paciente sea portador de tatuajes con pigmentos metálicos puede hacer que aparezcan reacciones causantes de quemaduras de primer o segundo grado.

Además, se han descrito algunos casos de quemaduras en pacientes que no poseían ningún implante ni pigmento metálico en su organismo. Esto se explica como consecuencia de la formación de bucles de corrientes eléctricas en el interior del paciente. No obstante, es un mecanismo poco conocido, dado que se trata de un fenómeno poco frecuente


La medida de la radiación absorbida recibe el nombre de SAR (Índice de Absorción Específico). Durante la realización de una resonancia magnética, no es posible medir la temperatura del paciente, así que el propio aparato de resonancia monitoriza la SAR de todo el cuerpo. Los valores de SAR (Índice de Absorción Específico) deben estar en todo momento por debajo de los niveles máximos establecidos por la IEC (International Electrotechnical Commission). Si el aparato detecta que se alcanzan estos niveles, detiene automáticamente el proceso. La SAR (Índice de Absorción Específico) se estima en una dosis de energía de 4W/kg, que se calcula que consigue aproximadamente un incremento de la temperatura corporal de 0,6 ºC y corresponde a un periodo de escaneado de entre 20 y 30 minutos (48).

Pese a esto, sigue existiendo el problema de las zonas particularmente sensibles a esta radiación que se verían afectados por este aumento de temperatura. Al respecto se han realizado diversos estudios (49) que pretenden de alguna manera atenuar los niveles de SAR (Índice de Absorción Específico).

Efectos del contraste de gadolinio
El gadolinio es una sustancia ferromagnética que se utiliza en resonancia magnética para mejorar la visualización de las estructuras vasculares.

En cuanto a la aparición de reacciones anafilácticas, para el gadolinio se han demostrado menos casos que para otros contrastes empleados en radiología, aunque existen. Concretamente, se ha documentado que la incidencia de reacciones de hipersensibilidad inmediata es del 0,079%, mientras que en pacientes que previamente mostraron este tipo de reacciones, la recurrencia es del 30%.

Además, se han demostrado efectos adversos más generales, como náuseas y vómitos, calentamiento local y daño de la piel, prurito, sudoración, inflamación y tromboflebitis.

También se ha documentado que pacientes con mala función renal pueden desarrollar una enfermedad conocida como fibrosis nefrogénica sistémica o dermopatía nefrogénica fibrosante. Los trabajos publicados hasta el momento sugieren un especial cuidado con los pacientes nefrópatas, en los que se seleccionará cuidadosamente el contraste ferromagnético menos nefrotóxico, se administrará la dosis mínima indispensable e incluso se valorará la posibilidad de realizar diálisis tras la exposición a estos contrastes.

Algunos estudios además señalan una influencia negativa del gadolinio sobre el sistema cardiovascular, siendo un antagonista de los canales del calcio y aumentando la actividad de la enzima convertidora de la angiotensina. Como consecuencia de estas acciones sus efectos perjudiciales sobre el organismo abarcarían elevación de la presión arterial, riesgo aumentado de trombosis, inflamación e hipertrofia vascular y miocárdica.

Con respecto a la administración de gadolinio a embarazadas y niños, es algo que todavía es objeto de estudio. Las recomendaciones en general intentan limitar las dosis de contraste ferromagnético en niños pequeños y eliminar la lactancia en las 24 horas siguientes a la administración de gadolinio a la madre.

Otros Temas relacionados:
Riesgos biológicos en las exploraciones por Resonancia Magnética
Embarazo y Resonancia
Glosario Español-Inglés de Imágenes de Resonancia Magnética