Publicidad

miércoles, 12 de junio de 2013

Novedoso colorante mejora diagnóstico por imágenes

Células de cáncer de mama humanas teñidas con triangulenio y un colorante de última generación. La serie de fotografías se obtuvo en un poco más de 30 nanosegundos. El triangulenio emite luz hasta durante 100 nanosegundos (Fotografía cortesía de la Universidad de Copenhague).

La tecnología de imágenes es cada vez más importante en los hospitales de todo el mundo, desde los escáneres de imágenes de resonancia magnética (RM) hasta los microscopios, ya sea para el diagnóstico de trastornos o para la investigación de nuevas curas. La tecnología de imágenes requiere colorantes o agentes de contraste de algún tipo. Los agentes de contraste y colorantes actuales son costosos, difíciles de trabajar y distan de ser los ideales. Ahora, unos químicos daneses han descubierto un nuevo colorante, el cual reportan ellos que es superior a cualquiera de los colorantes actualmente disponibles.

Los Dres. Thomas Just Sørensen y Bo Wegge Laursen son químicos de la Universidad de Copenhague (Dinamarcak). En una serie de artículos publicados, han demostrado que los colorantes aza-oxa-trangulenio tienen el potencial para superar a todos los colorantes fluorescentes utilizados actualmente para la obtención de imágenes. “Nuestros colorantes son 10 veces mejores, mucho más baratos y más fáciles de usar. Esto último, creo que dará lugar a más oportunidades y a su uso extensivo, por médicos e investigadores en los países en desarrollo, por ejemplo”, declaró el Dr. Sørensen.

Curiosamente, uno de los principales desafíos, en la captura de imágenes de células y órganos, es evitar el ruido. Los agentes que hacen que sea posible ver las estructuras biológicas microscópicas son luminiscentes, pero sucede que también lo es el tejido. En consecuencia, se corre el riesgo de que a la luz del agente de contraste se superponga el “ruido luminoso”. El tejido se vuelve luminiscente cuando se expone a la luz, al igual que las manecillas de un reloj. Los tejidos y otras estructuras orgánicas producen luminiscencia, o se iluminan, durante 10 nanosegundos después de una exposición a la luz. El periodo de vida de la iluminación de un colorante común es el mismo: 10 nanosegundos. Sin embargo, los colorantes de triangulenio producen luz durante un total de 100 nanosegundos.

La vida más larga de los colorantes de triangulenio significa que una imagen puede ser generada sin ruido de fondo. Por otra parte, los 90 nanosegundos adicionales abren el potencial para la filmación de imágenes en vivo de los procesos que ocurren dentro de las células, por ejemplo, cuando un fármaco combate una enfermedad.

Los departamentos de análisis de imágenes médicas actualmente emplean mucho tiempo para la tinción de las muestras, ya que todas las muestras deben ser tratadas con dos agentes. El uso de colorantes de triangulenio requiere de sólo un colorante. Además, en contraste con los colorantes tradicionales, no se necesita ningún equipo especializado para ver los colorantes en las muestras de tejido. Una lente de unas gafas de sol polarizadas y un microscopio simple es todo lo que se requiere.

Cuando se comparan los beneficios de los colorantes de triangulenio con los tres millones de coronas danesas por gramo de la etiqueta del precio de los colorantes tradicionales (500.000 dólares) sería de esperar que el nuevo colorante dejara inmediatamente fuera de competencia a sus predecesores. Sin embargo, hasta ahora, los Dres. Sørensen y Laursen han tenido que regalar su colorante. “Sé que nuestro colorante es mejor, pero los biólogos y los médicos no lo saben. Por lo tanto, estamos regalando el colorante a cualquier persona que quiera llevar a cabo una prueba de comparación. Alguien que necesite evaluar el estado de salud de un enfermo no se atrevería a confiar en una sustancia que no haya sido probada. Sólo después que varios investigadores hayan demostrado que los colorantes de triangulenio se desempeñan con la misma eficacia que sus predecesores podremos esperar que nuestro producto sea más ampliamente adoptado”, concluyó el Dr. Sørensen.

Los últimos descubrimientos sobre este agente se publicaron en la edición de mayo de 2013 de la revista Analytical and Bioanalytical Chemistry.

Fuente: Medical Imaging