Publicidad

martes, 11 de junio de 2013

Reducir las dosis de la tomografía computarizada y exploraciones innecesarias reduce un 62% el riesgo de cáncer


Con esta noticia, cuyo contenido reproduzco aquí gracias a las fuentes y Agencias de Información, llego a dos conclusiones:
1º.- Que se necesita Doble estrategia reductora en las TC Pediátricas: Pruebas Innecesarias y Dosis de Radiación
2º.- Que en Europa hay una normativa más exigente en cuanto a las Pruebas de TC pediátrica y de población en general respecto a EEUU.

Pero este segundo punto clave lo voy a desarrollar en otro post próximo, ya que he recopilado información valiosa para analizar este asunto.

Los niños son más sensibles a la carcinogénesis inducida por radiación y tienen muchos años de vida para desarrollar el cáncer. Los autores estiman que 4.870 cánceres futuros podrían ser causados por los cuatro millones de TC pediátricas realizadas cada año en EEUU.

Un estudio sobre las tendencias en el uso de tomografía computarizada de rayos X (TC) en niños en Estados Unidos ha encontrado que la reducción de exploraciones innecesarias y la disminución de las dosis para las exploraciones de dosis más altas podría reducir el riesgo de por vida de futuros cánceres relacionados con la radiación en un 62 por ciento. La investigación, publicada en la edición digital de este lunes 10 de junio de JAMA Pediatrics, fue realizada por investigadores de la Universidad de California Davis, en Estados Unidos. 

Las dosis de radiación ionizante entregadas por estas pruebas son más altas que la radiografía convencional completa y están en rangos que se han relacionado con un mayor riesgo de cáncer. Los niños son más sensibles a la carcinogénesis inducida por radiación y tienen muchos años de vida para desarrollar el cáncer, escriben los autores en el fondo del estudio. "El aumento en el uso de la TC en pediatría, junto con la amplia variabilidad en las dosis de radiación, ha dado lugar a muchos niños con dosis alta", señala el estudio. 

Diana L. Miglioretti, del 'Group Health Research Institute' y la Universidad de California, Davis, y sus colegas cuantificaron las tendencias en el uso de la TC en pediatría, la exposición a la radiación asociada y el riesgo potencial de cáncer estimado con datos de siete sistemas de atención norteamericanos. Los autores destacan que el uso de la TC se duplicó para los niños menores de 5 años de edad y triplicó para niños de 5 a 14 años de edad entre 1996 y 2005 antes de permanecer estable entre 2006 y 2007 y comenzar a declinar. La vida útil proyectada con riesgo atribuible de cáncer sólido fue mayor para los pacientes más jóvenes y las niñas que para los individuos de mayor edad y niños. 

También se registraron riesgos más altos para los pacientes que se sometieron a exploraciones TC del abdomen/pelvis o la columna vertebral que para los pacientes que se sometieron a otros tipos de exploraciones TC, según los resultados. Las estimaciones también sugieren que para las niñas se proyecta un cáncer sólido inducido por radiación como resultado potencial de cada 300-390 exploraciones por TC de abdomen/pelvis exploraciones, 330-480 de tórax y 270 a 800 de columna, dependiendo de la edad. 

El riesgo potencial de la leucemia era más alto en las exploraciones de cabeza para los niños menores de 5 años en una tasa de 1,9 casos por cada 10.000 tomografías computarizadas, según los datos de esta investigación. Más de 5.000 cánceres en el futuro por las TC Los autores estiman que 4.870 cánceres futuros podrían ser causados por los cuatro millones de TC pediátricas realizadas cada año y sugieren que la reducción del 25 por ciento en la dosis media puede prevenir el 43 por ciento de estos cánceres. "Se necesita más investigación urgente para determinar cuándo la TC en pediatría puede conducir a mejores resultados de salud y si otros métodos de imagen (o sin imagen) podría ser igual de eficaces", subrayan los expertos. "Muchas personas se han centrado en la eliminación de las TC innecesarias, lo cual es un objetivo valioso y podría reducir los cánceres futuros causados por la radiación de las tomografías computarizadas en un tercio, ya que los expertos creen que alrededor de un tercio de los exámenes son innecesarios", agregó Diana L. Miglioretti, investigadora senior del 'Group Health Research Institute' y profesora de Bioestadística en la Escuela de Medicina de la Universidad de California en Davis. "Sin embargo, nos sorprendió encontrar que podíamos reducir los cánceres causados por TC un 43 por ciento simplemente rebajando la radiación de las dosis más altas de los exámenes", agregó Miglioretti, codirectora del estudio. 

Doble estrategia reductora: Pruebas Innecesarias y Dosis de Radiación
Así, la combinación de las dos estrategias, eliminar las TC innecesarias y reducir las dosis de radiación, reduciría un 62 por ciento los cánceres. En Europa, cuando la dosis para un examen supera el 75 por ciento para ese tipo de examen, esa dosis alta debe ser justificada. "A raíz de esta estrategia en Estados Unidos, que ahora no tiene niveles de referencia para el diagnóstico, podría reducir en gran medida el número de cánceres causados por TC, sobre todo en los niños", destacó Miglioretti, coautora del estudio junto a la doctora Rebecca Smith-Bindman, profesora de Radiología e Imágenes Biomédicas, Epidemiología y Bioestadística, y Obstetricia, Ginecología y Medicina Reproductiva de la Universidad de California en San Francisco (UCSF), y radióloga del Centro Médico de UCSF. 

El equipo de investigación también calculó las dosis de radiación absorbida por cada órgano y la dosis efectiva (global) de TC en 744 niños entre 2001 y 2011. Las dosis de estos escáneres varían ampliamente y muchas exploraciones entregan una dosis efectiva alta de 20 mSv o más, superando el límite anual establecido para las personas que trabajan con radiación en Europa. "La dosis efectiva es una manera un tanto cruda para resumir la cantidad de radiación en todo el cuerpo a la que se expone al paciente", explicó Miglioretti. Pero es útil, ya que representa no sólo la configuración que se utiliza en la máquina (es decir, la cantidad de radiación que produce la TC), sino también la sensibilidad de los diferentes órganos a desarrollar cáncer por la radiación. "Los niños tienden a absorber más radiación de la imagen que los adultos, debido a que sus cuerpos son más pequeños --destacó Miglioretti--. "Y la radiación que absorben los niños conducirá a un daño mayor, ya que son más propensos que los adultos a desarrollar cáncer por exposición a la radiación". 

Pruebas de TC ajustadas a menor Dosis
El tamaño pequeño de algunos niños también significa que necesitan menos exposición a la radiación de la TC que los adultos para producir imágenes que son lo suficientemente fuerte para que los médicos las utilicen para el diagnóstico. "Es por eso que los técnicos de radiología deben utilizar ajustes más bajos para los niños que para los adultos -afirmó--. Pero eso no significa necesariamente siempre suceda". A ello, Smith-Bindam añade que se suministran dosis de radiación ionizante que son de 100 a 500 veces superiores a las de los rayos X convencionales, al tiempo que recordó que para detectar algunas condiciones, hay alternativas a la TC como las imágenes por resonancia magnética (MRI) y la ecografía, que implican una radiación no ionizante. "El resultado más importante de nuestro estudio es que podemos reducir sustancialmente el riesgo de cáncer de CT simplemente reduciendo las dosis utilizadas en el rango de dosis más alta. Pocas veces existe alguna ventaja en el uso de dosis tan altas", resumió Smith-Bindman.

Fuentes: MedicinaTV y Europapres