Publicidad

domingo, 24 de marzo de 2013

Técnicas antiguas de Radiodiagnóstico

La imagen moderna ha reemplazado muchas de las viejas técnicas radiológicas. Estos exámenes antiguos exigían considerables conocimientos técnicos de radiólogos y técnicos, y pasaron muchos años perfeccionando sus habilidades.

Es fácil olvidar que era en medicina antes de ecografía y el concepto axial o transversal, y es importante para nosotros recordar las técnicas más antiguas y los pioneros que los desarrollaron. Describimos aquí cuatro de estas técnicas antiguas

Aortografía Traslumbar, realizada en 1982

Aortografía translumbar
La arteriografía fue desarrollado en la década de 1920 con inyecciones vasculares. En 1923, Berberich y Hirsch introdujo bromuro de estroncio en la arteria femoral de un sujeto vivo para obtener imágenes útiles. La idea no era razonable porque muchas inyecciones de cadáver se había hecho incluso antes de 1900. Los principales problemas se relacionaron con lo que se podría inyectar y su toxicidad.

En Portugal, Egas Moniz hizo inyecciones carótidas en 1927, y aprovechando la experiencia de Moniz, el equipo de Reynaldo Dos Santos, Augusto Lamas y Pereira Caldas de Lisboa describió inyección directa en zona aórtica abdominal. Las punciones se realizaron en la aorta con una aguja larga en una variedad de posiciones, incluyendo por encima del tronco celíaco, encima de los riñones, por encima de la arteria mesentérica inferior, y por encima del origen de la arteria ilíaca común. El contraste usado fue una solución 100% de yoduro de sodio puro que era bastante tóxicos. La inyección era dolorosa y por lo tanto se requería anestesia.

La aortografía translumbar se convirtió en el estándar de examen vascular durante décadas y se llevó a cabo de forma rutinaria en el Hospital Hammersmith en Londres, y más de 50 años después del procedimiento fue descrito por primera vez.

La Arteriografía translumbar fue sustituida por la angiografía de catéter por otras rutas: femoral o braquial / radial. Ahora angiografía diagnóstica ha sido reemplazado por imágenes no invasivo como la ecografía Doppler y angiografía por TC y RM. La angiografía se reserva ahora para el acceso a los procedimientos de intervención.

Broncografía
En broncografía, el árbol bronquial se opacifica con un medio opaco utilizando una variedad de técnicas. En la imagen, un catéter se utiliza con inyección de contraste. El examen muestra un broncograma derecho normal. El examen era desagradable para el paciente, por lo que tenía un alto umbral de referencia para realizar el examen. Los neumólogos erean reacios a someter al paciente para el procedimiento a menos que hubiera un grado de confianza en el examen.

Broncografía
En la broncografía, un catéter se utilizaba con contraste inyectado para examinar el árbol bronquial.
La introducción de la TC de alta resolución (TCAR) ha cambiado considerablemente las actitudes acerca de la bronquiectasia. Debido muchos pacientes no fueron con broncografía, ahora se sabe que las bronquiectasias son mucho más comunes de lo apreciado antes. El primer trabajo experimental broncograma fue realizado por Karl Springer de Praga en 1906, sorprendentemente temprano. A través de los años, la técnica utilizaba muchos agentes de contraste: incluyendo la plata coloidal y bismuto. En la broncografía clásica también se utilizó el aceite yodado, introducido por inyección traqueal. El contraste también podía ser introducido usando un catéter, broncoscopio, o goteo sobre la parte posterior de la lengua.

Estudios retroperitoneales aereos
En esta técnica, el retroperitoneo alrededor del riñón se perfila por gas. Paul Rosenstein desde Berlín y Humberto Carelli de Buenos Aires describieron la técnica de forma independiente en 1921. Una aguja de 10-cm se utilizaba para hacer una inyección retroperitoneal. El equipo de Rosenstein inyectaba 600 ml de oxígeno y el de Carelli aproximadamente 200-400 ml de dióxido de carbono.

El examen se introducía en los días previos al IVU para mostrar el riñón. Rosenstein destacó que era "importante que el radiólogo se independizara del clínico para estas imágenes." Se considera que la técnica era de valor en lo siguiente:

  • La determinación de la presencia de uno o ambos riñones. La extracción de un riñón único sería un desastre.
  • La determinación del tamaño de un riñón.
  • Muestra la presencia de cálculos renales más claramente.
  • ¿Buscas desplazamientos de los riñones. Esto diagnosticar el "riñón flotante" que se pensaba que era una causa de los síntomas, como parte de visceroptosis.
  • El diagnóstico de los tumores renales y tumores de todo el riñón.
  • El estudio de "estrés agudo" del riñón. En el cólico renal la pelvis ampliada pudo demostrarse esbozado por gas.

Estudio aire retroperitoneal en 1943 usando una aguja de 10 cm.
En años posteriores, la técnica se combina con la tomografía para mostrar la glándula suprarrenal.

Neumoperitoneo Diagnóstico / ginecografía
En esta técnica, una radiografía abdominal se realiza después de la inducción de un neumoperitoneo, y fue desarrollado por Eugen Weber de Kiev, Ucrania, en 1912. Su uso específicamente ginecológico fue descrito por Otto Goetze en Halle, Alemania, en 1918.
El paciente era colocado en supino y boca abajo - inclinación caudal - y la radiografía de pelvis se obtenía con las vísceras pélvicas marcadas con el aire. El útero, vejiga, ovarios podían ser identificados, poque el intestino caería fuera de la pelvis. Goetze, dijo que usó la técnica para diagnosticar el embarazo en los primeros meses, infantilismo, miomas, adherencias uterinas y de los anexos, piosálpinx y tumores ováricos.

Ginecografía, en 1967, en examen normal
Esto fue justo antes de la introducción de la ecografía, que colocó obsoleto a este examen.


Para concluir, estamos tan acostumbrados a la imagen moderna que no nos damos cuenta de lo difícil que era hacer hasta lo que ahora son bastante sencillos diagnósticos unas décadas atrás. Masas de enfermedad vascular periférica, bronquiectasias, enfermedad renal y la pelvis puede ser elegantemente demostradas de forma no invasiva.
Esto ha resultado en un cambio de paradigma. Tradicionalmente, había diagnóstico invasivo y tratamientos invasivos. Ahora tenemos el diagnóstico no invasivo y la terapia mínimamente invasiva. En efecto, el uno implica y lleva a la otra. Terapia mínimamente invasiva requiere un diagnóstico previo a la intervención precisa para que el procedimiento pueda ser planeado y ejecutado.


Trabajo del Dr. Adrian Thomas, presidente de la Sociedad Internacional de Historia de la Radiología y bibliotecario honorario en el Instituto Británico de Radiología.
Publicado en AuntminnieEurope