Publicidad

sábado, 7 de diciembre de 2013

La radiación dispersa con un equipo de Radiografía Portátil


Con este post quiero exponer evidencia científica de que la Radiación Dispersa que se produce en el uso de un equipo Portátil de Radiografías no debe producir más 'alerta' en los profesionales que la que realmente tiene en relación a la distancia que deben alejarse para estar en una zona dosimétricamente fiable y sin riesgos.

Es habitual ver que cuando tenemos que hacer Radiografía Portátil, se produce una 'huída' en casi todo el Servicio o Unidad. Me refiero a las pruebas de radiografía de control de Tórax, o de Dispositivos de canalización o drenajes al paciente, o incluso de fracturas en pacientes no trasladables, o en Unidades de Cardiología o Sala de Parada Cardiorrespiratoria, Quirófanos...

El Técnico Radiólogo ubica el equipo portátil junto al paciente, y tras colocarle debajo el chasis y centrar el haz, mientras se coloca el mandil plomado (también el protector de tiroides o gafas, por ejemplo) entonces decimos en voz alta: "Rayoooo" o "Disparo". Entonces es típico que enfermeras, auxiliares, celadores, médicos, y todo aquél profesional cercano se va 'despavorido' lejos, incluso fuera de la Unidad. Siempre me pregunté: ¿Es necesario irse tan lejos?

Hace tiempo que empecé a tratar de instruirme sobre los efectos que podría tener el equipo que uso (en la foto de arriba). Leyendo las instrucciones de uso y el documento de la empresa proveedora, no encontré más que la conocida 'relación inversa dosis x distancia al cuadrado', que establece que la dosis dispersa se ve disminuida al cuadrado cuando más lejos se esté de la fuente del haz de radiación.

Pero encontré un dato, no concluyente, en un documento en inglés que decía que 5 metros puede ser una distancia segura, sin barrera arquitectónica ni protección radiológica (me refiero a delantal plomado) ¿Cómo podría yo demostrarlo?

El miércoles 4 de diciembre de 2013 me llegó la oportunidad de hacerlo. A mi Servicio de Diagnóstico por Imagen del Hospital de Zafra llegó el equipo de Control de Dosimetría y Protección Radiológica de la empresa CEER (www.ceer.es) contratada por el Servicio Extremeño de Salud para este tipo de tareas. Ceer tiene contratos también en muchas más Comunidades de España y en regiones de Portugal.

Con Oscar Villafana
Y entonces le pedí a Óscar Villafana Gómez, Gerente de la Unidad de Protección Radiológica, su colaboración para que grabásemos en vídeo una demostración:
Primero montamos el 'modelo' o ejemplo de sitio de disparo, luego ubicamos la distancia de 5 metros para hacer la medición de la radiación dispersa en una Radiografía de Tórax con el equipo Portátil.
Antes de hacer el video que vas a poder ver, hicimos otro disparo en el que Oscar Villafana colocó el contador de radiación justo detrás de mi mandil o delantal de plomo, y yo estaba situado a 2,5 metros - que es distancia del cable del disparador -  y el resultado fue casi 0 microsievert / Hora (esa es la medición del contador de radiación); esto significa que las láminas de plomo de mi delantal me protegen totalmente.

Y después grabamos el siguiente vídeo: Te va a gustar comprobar que con sólo a 5 metros, sin barreras arquitectónicas y sin protectores, son suficientes para no recibir apenas más dosis que la radiación natural o también conocida 'de fondo'.