Publicidad

domingo, 11 de octubre de 2009

La PET-TC permite la detección de más de un 25 % de tumores de origen incógnito

Los avances de la medicina nuclear se concentran en el área de oncología, cardiología y neurología no sólo para el diagnóstico precoz, sino para mejorar la terapéutica en estas especialidades, según los organizadores del Congreso de la Asociación Europea de Medicina Nuclear, que congrega entre estos días 10 al 14 de octubre a más de 5.000 especialistas en Barcelona








La combinación de tomografía por emisión de positrones (PET) con tomografía computarizada (TC) mejora el manejo de la enfermedad en el 80 por ciento de los pacientes con cáncer, además de que en muchos casos ayuda a mejorar la supervivencia.

Esta combinación de técnicas de diagnóstico por la imagen ha significado un salto cualitativo para la precisión tanto en el diagnóstico, como en la evolución de los diferentes tipos de tumores y en los últimos años se ha consolidado como una herramienta para el diseño de estrategias terapéuticas personalizadas en el 40 por ciento de los pacientes oncológicos, según han explicado Francesca Pons Pons, Josep Martín Comín y Ángel Soriano Castrejón, organizadores del Congreso Anual de la Sociedad Europea de Medicina Nuclear (EANM), que se celebra estos días en Barcelona.

Uno de los puntos que han destacado los especialistas es que la PET-TC es capaz de detectar casi uno de cada tres tumores de origen desconocido que por otros medios son imperceptibles. Este avance favorece que se pueda realizar tanto el diagnóstico como el tratamiento de forma precoz.

La investigación con esta técnica para el diagnóstico y tratamiento del cáncer de próstata también está centrando la atención de la comunidad científica en este campo. Hace unos días, en el XV Congreso de la Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR), celebrado en Castellón, se puso sobre la mesa la reducción en tiempo y toxicidad que se consigue al sustituir la radioterapia externa convencional por casi la mitad de sesiones de braquiterapia de alta tasa.

En la presente edición del congreso de la EANM se han evaluado más de 2.000 comunicaciones y la participación supera los 5.000 asistentes, según ha informado Martín Comín, presidente de la reunión científica.

Ha señalado que es necesario que las autoridades sanitarias presten atención a la producción de tecnecio, radiofármaco esencial en la mayor parte de las exploraciones de medicina nuclear, ya que "si no se toman medidas urgentes puede existir un problema de desabastecimiento a corto plazo".

El presidente del congreso, Josep Martín Comín, señaló también este sábado 10, en rueda de prensa, que las Pet-Tac -Tomografía por emisión de Positrones- permiten elaborar "diagnósticos certeros" en el 80 por ciento de los pacientes con cáncer, gracias a la detección precoz de los efectos de los tratamientos, de manera que se puede afinar la curación e incluso elaborar programas personalizados. Martín señaló además que esta técnica, que combina dos tipos de diagnóstico de imagen, consigue mejorar el manejo de las enfermedades oncológicas y tumores de origen desconocido, ya que los trazadores que identifican la metástasis pueden precisar de forma más certera de donde proviene ésta, en una suerte de mejora respecto a otras técnicas que hacían imposible el tratamiento por no conocerse dónde debía aplicarse.

Además, ha indicado que los avances en la investigación y la constante incorporación de las nuevas tecnologías a la práctica clínica hacen necesario que la formación de los especialistas en imagen se deba prolongar un año más.

La 'bala mágica' en cáncer

Uno de los avances que se discuten estos días en el Congreso Anual de la Sociedad Europea de Medicina Nuclear es una herramienta que permite el envío directo al tumor de un radiofármaco, conocida como la ‘bala mágica’, y que es capaz de destruir las células cancerígenas.

Es ya una realidad en el caso del linfoma no Hodgkin, que puede tratarse mediante isótopos radiactivos de forma ambulatoria y sin apenas efectos secundarios, y en el de los tumores neuroendocrinos y otros linfomas.

Las ‘balas mágicas’ están indicadas para el dolor óseo de origen metastásico, especialmente en cáncer de próstata y mama, además de en los tumores neuroendocrinos y linfomas en los que se han conseguido buenos resultados.

No obstante, los especialistas denuncian la lentitud de las autoridades españolas para la aprobación de nuevos radiofármacos y aseguran que algunos pacientes van a otros países de la Unión Europea para recibir estas terapias.

Fuentes: Europa Press, El Medico Interactivo, Diario Médico