Publicidad

domingo, 18 de agosto de 2013

Tractografía. Técnica neurorradiológica aplicada al estudio de la neuroanatomía


La tractografía es una nueva técnica de neuroimagen que deriva de la resonancia magnética. Por medio de técnicas no invasivas, permite obtener información de la organización de la sustancia blanca en el cerebro humano. En los últimos años se ha producido un auge de nuevas técnicas de neurorradiología, entre las que se encuentra la tractografía.

La obtención de imágenes mediante esta técnica se basa en la diferente posición que ocupan los átomos de hidrógeno de las moléculas de agua en el interior de un individuo en dos momentos dados.

Todo cuerpo cuya temperatura sea superior al 0 absoluto (0º Kelvin o -273º Celsius), presenta un movimiento constante conocido como movimiento browniano, que es proporcional a la temperatura a la que se encuentra. Este movimiento fue descrito originalmente por Albert Einstein en el año 1905 (1).

Este movimiento, en medios carentes de limitaciones, describe una trayectoria aleatoria. Considerando el conjunto de partículas existente en un volumen del espacio dado, el movimiento resultante de todas ellas se anula, por lo que se dice que es igual a 0. Este estado de difusión neta nula o, lo que es lo mismo, de difusión igual en todos los ejes de un espacio tridimensional, se le da el nombre isotropía.


Si existiera algún cuerpo que impidiera la libre difusión, el movimiento de las moléculas de agua no sería igual en todos los ejes del espacio, sino que se produciría una difusión preferencial en uno de los ejes. La dirección de este eje preferencial sería paralela a la del cuerpo que limita la difusión.
En este caso, se dice que se ha producido un fenómeno de anisotropía y el agente causal de este fenómeno (el cuerpo que impide la correcta difusión) recibe el nombre de tensor de difusión.
La tractografía, como técnica derivada de la resonancia magnética nuclear, consigue conocer la posición de los átomos de hidrógeno que forman las moléculas de agua. Comparando su posición en dos momentos dados se puede calcular la anisotropía fraccional que presenta un determinado volumen del espacio, así como la dirección en la que difunden las moléculas de agua en ese punto.
En el interior del sistema nervioso central, las estructuras que actúan como tensor de difusión son todas aquellas que forman parte de las neuronas y que no son agua o citoplasma. Dichas estructuras son la mielina, la membrana celular y los neurofilamentos. 


La tractografía demuestra ser una técnica eficaz para la identificación de los principales tractos de sustancia blanca en el sistema nervioso central. Esta técnica permite estudiar la anatomía del sistema nervioso central (SNC) “in vivo” y sin riesgos para el paciente. El desarrollo de esta técnica aumentará el conocimiento de la neuroanatomía y de la neurofisiología. El conocimiento de las conexiones entre distintas estructuras corticales, subcorticales, o ambas aportara sin duda una nueva interpretación al conocimiento del sistema nervioso central.


Este texto es resumen del que puedes encontrar en el siguiente enlace:
http://www.portalesmedicos.com/revista-medica/tractografia-tecnica-neurorradiologica-neuroanatomia/
También hay buena información en la Página de Face Book de Eduimagen. Educacion Continua