Publicidad

jueves, 13 de febrero de 2014

Historia del fluoroscopio para comprobar la horma del pie



Las diferentes utilidades que tienen los Rayos X en el Diagnóstico Médico son bien conocidas. Pero me quedé muy sorprendido al conocer esta información: nuestros abuelos (o bisabuelos, o tatarabuelos) pudieron usar estas máquinas para conocer cómo era el calzado, o mejor dicho la horma, más apropiado para los pies, a través de una imagen fluoroscópica.
La historia es realmente genial. Te insto a que te leas el artículo completo, porque te va a sorprender.



El fluoroscopio para pies (Podoscopio) fue un accesorio común en las tiendas de zapatos durante los años 1930, 1940 y 1950. Este modelo típico, como el 'Adrian' que se muestra aquí, consistía en una caja de madera con una abertura en la parte inferior donde se colocaban los pies. 
Al observar por cada uno de los tres visores de la parte superior de la caja (había uno para el niño que se iba a comprar los zapatos, otro para los padres del niño, y el tercero para el vendedor de zapatos o vendedora), se veía una imagen fluorescente de los huesos de los pies y el contorno de los zapatos.

Donado por la Universidad de Purdue, cortesía de Paul Ziemer
De acuerdo con Williams (1949), las máquinas empleban generalmente un tubo de rayos X de 50 kv  funcionando de 3 a 8 miliamperios. Al poner los pies en fluoroscopio para zapatos, se veían los pies dentro del calzado para comprobar la idoneidad del zapato. El único "blindaje" entre los pies y el tubo era un filtro de aluminio de pocos milimetros de espesor. Algunas unidades permitían al operador seleccionar una de las tres intensidades diferentes: la más alta intensidad para los hombres, selección media para las mujeres y los más bajos para los niños.

La mayoría de las unidades también tenían un temporizador de botón que podría ser ajustado a un tiempo de exposición deseado, por ejemplo, de 5 a 45 segundos.  La configuración más común era de 20 segundos.

Documento de 'test' de Calzado Adecuado por Fluroscopia
Reportaje en Vídeo




El origen del fluoroscopio para horma de zapato
¿Quién inventó realmente el dispositivo? Es posible que se inventara de forma independiente por más de un individuo, porque el uso de los equipos fluoroscópicos para probar el calzado adecuado tiene varias historias muy curiosas.

1º.- Hay una historia de que el primer fluoroscopio para calzado, fue construido en Milwaukee alrededor de 1924 por Clarence Karrer, que trabajaba para su padre, que era un vendedor de material quirúrgico y equipos de Rayos X. 
Tras la venta de varias de esas unidades a los fabricantes de calzado y minoristas, a Karrer se le instó por la Sociedad Radiológica de América del Norte y algunos radiólogos a detener esta producción porque "reducía la dignidad de la profesión de la radiología". Karrer obedeció, pero otro de los empleados de su padre abandonó la empresa y patentó el dispositivo.  Esta "historia" del fluoroscopio para zapato viene de una carta escrita por Peter Valaer en 1978, donde relata cómo tuvo un encuentro casual con Karrer, quien le contó la historia.

Esta versión puede tener algo de verdad, pero la citada narración de Valaer es difícil de acordar con la información encontrada en el Baring Sole: La subida y la caída del fluoroscopio (Duffin y Hayter, 2000). Esta última referencia puede ser considerada como mejor recuento histórico de la construcción de un fluoroscopio para zapatos ideales.

2º,. El Dr. Jacob Lowe, un médico de Boston, presenta la versión más consistente para ser el "inventor del fluoroscopio para calzado". Según esta versión, Lowe creó el primer dispositivo fluoroscópico para tomar radiografías de los pies durante la Primera Guerra Mundial I. Para eliminar la necesidad de pacientes militares para quitarse las botas, el dispositivo aceleraba el procesamiento de un gran número de militares heridos que buscaban su ayuda. Después de aquella gran Guerra, Lowe modificó el dispositivo para encontrar el 'calzado apropiado' y lo mostró por primera vez en una convención de minoristas de calzado en Boston en el año 1920. A pesar de que había solicitado una patente en febrero de 1919, no le fue concedida hasta enero de 1927. Lowe asignó la patente a la Compañía de Adrian Milwaukee.

El siguiente texto es tomado de un artículo en la página 249 del 01 de enero 1921: (amablemente proporcionados por Michelle Cadoree Bradley):

"'Pie-O-Scope' está en Milwaukee. El modelo formará parte de una tienda de zapatos. Un dispositivo de Nueva Inglaterra, el Pie-o-Scope, inventado y perfeccionado por JJ Lowe de Boston, forma parte de los equipos Sección Zapatos en la convención de Milwaukee de la NSRA. Este dispositivo, por medio de su proyección de rayos x, hace que sea posible ver los huesos del pie dentro del zapato y muestra claramente cualquier deformación o mala colocación de la estructura ósea ".

3º.- Más o menos al mismo tiempo, un dispositivo similar conocido como el Pedoscopio fue inventado en Gran Bretaña. La patente para el Pedoscopio (No. 248085), se aplicó en 1924 y concedida en 1926. Sin embargo, en 1925 la Compañía Pedoscope afirmó que su equipo había estado "en el uso diario continuo durante todo el Imperio británico durante cinco años. "(London Times, 31 de diciembre 1925).


Preocupaciones de Seguridad y la respuesta legislativa
En 1946, la Asociación Americana de Estándares estableció un "estándar de seguridad o la dosis de tolerancia", para que los pies no recibieran más de 2 R por cada 5 segundos de exposición, mientras que los niños no iban a recibir más de 12 de estas exposiciones en un solo año.
El estado de Nueva York adoptó requisitos similares en 1948, y otros Estados y grandes ciudades empezaron a seguir su ejemplo.
Como resultado, los fabricantes de fluoroscopios de calzado ideal se preocuparon de que sus productos deberían cumplir con un gran número de normas variables, y solicitaron a la Conferencia Americana de Higienistas Industriales Gubernamentales (ACGIH) recomendar un conjunto uniforme de normas . La ACGIH lo hizo y publicó su guía en 1950, que permitió a los fabricantes anunciar que cumplían los estándares ACGIH.

A principios de la década de 1950, varias organizaciones profesionales emitieron advertencias sobre el uso continuado de fluoroscopios, por ejemplo, la ACGIH, Colegio Americano de Cirujanos, de la Academia de Medicina de Nueva York y el Colegio Americano de Radiología. Al mismo tiempo, en el Distrito de Columbia se publicaron reglamentos de estos fluoroscopios sólo podían ser operados por fisioterapeuta licenciados. Unos años más tarde, normas en Massachusetts requeíran que las máquinas sólo fueran operadas por médicos con licencia aprobada. En 1957, el Estado de Pensilvania fue primera jurisdicción para prohibir el uso de estos fluoroscopios. En 1960, también por la presión de las compañías de seguros, llevaron a la desaparición del fluoroscopio de calzado apropiado, al menos en el EE.UU.
Al final, las tiendas de zapatos se contentaron de librarse de los aparatos, porque un estudio indicaba que las máquinas fueron percibidos por los vendedores de calzado como un truco de ventas en lugar de una herramienta útil.

Los intentos de imponer restricciones regulatorias sobre el uso de fluoroscopios de zapato parece que fueron limitados a la Estados Unidos. De hecho, estas máquinas se siguieron utilizando en Canadá y el Reino Unido, por lo menos hasta 1970.

Exposición a las radiaciones
Mientras que las tasas de exposición asociados con estas máquinas varían considerablemente, las mediciones reportadas por diversos autores son razonablemente consistentes.

Según Moeller (1996), las mediciones realizadas durante la década de 1940 indicaron que las dosis a los pies oscilaban entre 7 y 14 R para una exposición de 20 segundos. Las dosis a la pelvis oscilaron 30-170 mrem. También señaló que las encuestas de la época indican que más del 60 por ciento de las máquinas inspeccionadas cumplían las normas de recomendación de R 2 en los pies por cada cinco segundos de exposición.

Según Duffin y Hayter (2000), un estudio de 1948 de las máquinas de rayos x en Detroit indicaron que las tasas de exposición en la posición de los pies oscilaron desde 16 hasta 75 I / min.

Las mediciones realizadas por Williams (1949) variaron desde 0,5 hasta 5,8 R / segundo para los pies. También informó de las tasas de exposición que estaban por encima de 100 mR / h a una distancia de diez pies de distancia de la parte frontal de la unidad.

Bavley (1950) informó de mediciones   1 a 175 mR / h (60 mR / h promedio) a una altura de 18 centímetros por encima del suelo y 9 pulgadas de distancia de los lados de la máquina. Las tasas de exposición 5 metros delante de la máquina y 18 pulgadas por encima del piso eran tan altas como 65 a 160 mR / hr (promedio: 114 mR / hr)

A pesar de estas exposiciones relativamente altas, no hubo heridos reportados en los clientes. Lamentablemente, lo mismo no puede decirse de los operadores de estas máquinas. Muchos vendedores de zapatos metían las manos en el haz de rayos X para sujetar el zapato durante la exposición. Como resultado, una vendedora que habían operado un fluoroscopio 10 a 20 veces cada día durante un período de diez años desarrolló dermatitis de las manos. Una de las lesiones más graves relacionados con el funcionamiento de estas máquinas fue tan grave que al quemar su pierna tuvo que ser amputada (Bavley 1950).

Extractos de Recomedaciones del aparato:
"Antes de poner el tubo en la máquina de rayos X, coloque la máquina en el lugar más conveniente. . . . Nosotros sugerimos que ubique la máquina en la tienda para que sea igualmente accesible desde cualquier punto. Por supuesto, tengan en cuenta a las damas y secciones de niños en virtud de las ventas más importantes ​​en estos departamentos ".

"En algún momento u otro, un cliente puede solicitar un examen de los pies sin zapatos en el diagnóstico de una enfermedad ósea. Le sugerimos que consulte esta realización al profesional, y asesore a sus clientes para acudir a un laboratorio de rayos X o un médico cuya oficina está equipada con rayos X".



Además, tenemos disponible este video de un anuncio de la época:


Referencias
Bavley, H. zapatos de corte ceñido con rayos-x. Noticias de Seguridad Nacional 62 (3): 33, 107-111, 1950.
Instrucciones de Instalación y Funcionamiento del Adrian de rayos X ajustador del zapato. Sin fecha.
Duffin, J. Hayter, CRR Baring del Sole: La subida y la caída del fluoroscopio de ajuste de calzado. Isis , 91 (2) :260-282; 2000.
Fredrick, WG, Smith, RG Cincuenta años de progreso: 1940-1990 de rayos X de zapatos Máquina de montaje: 1.948. Am. Indiana Hyg. Quart. 9 (4): 89-93; 1948.
Hempelmann, LH peligros potenciales en el uso incontrolado de fluoroscopios de horma de pie. :335-336. Nuevo Eng. J. Med. 01 de septiembre 1949.
Lowe, Método de JJ y medios para determinar visualmente el ajuste del calzado. EE.UU. Patente N º 1.614.988. 1927.
Moeller, DW Una nota histórica - El fluoroscopio Tablón de montaje. HPS Newsletter. Junio ​​1996:6-8.
Valaer, P. Carta al Dr. Lemay. 28 de diciembre 1978.
Williams, CR exposiciones de radiación provenientes del uso de fluoroscopios de ajuste de zapatos. Nuevo Eng. J. Med. 1 de septiembre, 1949:333-335.

Traducido y Revisado desde esta dirección: http://www.orau.org/ptp/collection/shoefittingfluor/shoe.htm