Publicidad

domingo, 18 de agosto de 2013

Lesiones de Cartílago de crecimiento en niños

ubicación de las placas epifisarias en ambos extremos del Fémur
Los huesos de los niños y los adultos comparten muchos riesgos de lesiones. Sin embargo, los huesos de un niño también están sujetos a una lesión exclusiva llamada fractura del cartílago de crecimiento (placa epifisaria).

Los cartílagos de crecimiento son áreas de cartílago en desarrollo cerca de los extremos de los huesos largos. El cartílago de crecimiento regula y ayuda a determinar la longitud y la forma del hueso maduro.

Los huesos largos del cuerpo no crecen desde el centro hacia el exterior. En cambio, el crecimiento ocurre en cada extremo del hueso alrededor del cartílago de crecimiento. Cuando un niño se transforma en un adulto, los cartílagos de crecimiento se endurecen para formar hueso sólido.


Dado que los cartílagos de crecimiento son la última porción de los huesos que se endurece (osifica), éstos son vulnerables a sufrir fracturas. De hecho, los músculos y los huesos se desarrollan a velocidades diferentes, por lo que los huesos de un niño pueden ser más débiles que los tejidos ligamentosos que conectan los huesos con otros huesos.

Los huesos de los niños sueldan más rápido que los huesos del adulto. Esto tiene dos consecuencias importantes:
  • Un niño con una lesión debe ver a un médico lo más rápido posible, para que el hueso reciba el tratamiento adecuado antes de comenzar a soldar. Idealmente, esto significa ver a un especialista ortopédico en un plazo de 5 a 7 días de la lesión, especialmente si se requiere manipulación para alinear el hueso.
  • La fractura no necesitará permanecer en un yeso tanto tiempo como requeriría una fractura en un adulto para que suelde.



Clasificación lesiones en imagen radiográfica


Origen y Clasificación Lesiones asociadas al cartílago de crecimiento
Las lesiones deportivas en general las podemos clasificar en agudas o crónicas. En el cartílago pasa lo mismo. Las lesiones agudas corresponden a traumatismos, caídas, etc. donde hay una fractura con compromiso del cartílago. En las lesiones crónicas hay una sobrecarga repetida o esfuerzo del tejido cartilaginoso y las alteraciones y dolor aparecen en forma lenta. En general hay un exceso de carga y poco descanso y recuperación por tiempos largos.

El cartílago de crecimiento o FISIS es una capa de tejido con células capaces de desarrollarse, crecer y transformarse en hueso. Estas capas están en los niños dentro de los huesos. A partir de ese punto, los huesos tienen la capacidad de crecer en longitud con los años. Un daño importante en esa capa o células, puede alterar el crecimiento normal del largo de ese hueso.

Si a un hueso le sacamos esa capa de cartílago, el hueso no crece más. Si dañamos una parte de ese cartílago en forma definitiva, el resto del cartílago puede seguir desarrollándose y el hueso puede crecer desviado.

Salter y Harris hace años hicieron una clasificación sobre estas lesiones según lo que aparece en las radiografías. La clasificación va con números del I al V. Mientras mayor el número, más grave la lesión.

  • El tipo I tiene una lesión a través del cartílago con o sin desplazamiento de éste. En general esta lesión no daña la capacidad de crecimiento del cartílago y estando todos los fragmentos en su lugar, el pronóstico es bueno. Esta es una de las lesiones más típicas. Por ejemplo la caída de un niño jugando fútbol, sobre patines, subiendo un árbol, etc. Tienen mucho dolor e hinchazón en la muñeca y la radiografía, al que no conoce mucho el tema, le parece normal; sin ver huesos fracturados o desplazados. Pero al examinar al paciente, el dolor es claramente donde va esta capa de cartílago. Esto es lo que le pasó la hija de mis amigos y lo que le pasa a varios papás que con solo ver las radiografías, no entienden cual es la famosa fractura.
  • El tipo II hay una lesión de la fisis junto con una chapa de hueso no articular. Si todo está en su lugar (reducido) y estable, tampoco debería alterar el crecimiento
  • Las tipo III y IV tienen en común que la fractura (rasgo de fractura) pasan a través del cartílago de crecimiento y llegan a la articulación. Muchas veces alteran la congruencia de la articulación, dejando escalones. El tratamiento de esta fractura tiene que dejar una articulación lo más perfecta posible, generalmente con una cirugía. Si no es así a futuro puede producir daño articular o artrosis. Pero el crecimiento del cartílago puede estar normal.
  • Las tipo V son las más graves y difíciles de diagnosticar. Hay una compresión del cartílago, generalmente por una caída y el cartílago se daña. La capacidad de seguir creciendo de ese fragmento va a ser complicada.



Fuentes: AAOS (Asociación Americana de enfermedades Ortopédicas)
(Imagen superior: de Sullivan JA: Introduction to the Musculoskeletal System, In Sullivan JA, Anderson SJ (eds): Care of the Young Athlete, Rosemont, IL, American Academy of Orthopaedic Surgeons and American Academy of Pediatrics, 2000, pp 243-258.)
Lesiones Deportivas Osteocartilaginosas en el niño y adolescente (Scielo)
Traumatología Deportiva Infantil