Publicidad

miércoles, 15 de mayo de 2013

El Servicio de Urgencias rara vez realiza prueba de embarazo en adolescentes antes de la prueba diagnóstica

Un número pequeño de adolescentes se somete a la prueba de embarazo en el departamento de urgencias (DU) hospitalarias, aun cuando se quejen de dolor abdominal, o antes de ser expuestas a pruebas con radiación.

Esos hallazgos fueron presentados en Octubre de 2012 durante el Congreso y Exhibición Nacional de la Academia Americana de Pediatría (AAP) en Nueva Orleans (LA, EUA). En el estudio, los investigadores revisaron los datos de la Encuesta Nacional de Cuidado Médico Ambulatorio Hospitalario de los Estados Unidos de 2000 a 2009 sobre las pacientes femeninas de 14 a 21 años que fueron examinadas en el DU de un hospital. De las 77 millones de niñas que visitaron un DU en el periodo de nueve años, solo a 14,5 millones (18,7%) se les hizo una prueba para el embarazo. De las pacientes con queja de dolor abdominal, a 42,3% se les hizo la prueba de embarazo, y de aquellas que recibieron imagenología radiológica, les hicieron la prueba a 21,5%. De las pacientes expuestas a la radiación que podía causar defectos del nacimiento (como rayos-x de tórax o tomografía computarizada [TC]), solo a 27,9% les hicieron una prueba de embarazo. Además, se notaron disparidades en la prueba según la edad, raza, y tipo de aseguramiento.

“Nos sorprendimos de encontrar que la prueba de embarazo se hizo con poca frecuencia”, dijo la autora del estudio, Monika Goyal, MD, FAAP, del departamento de medicina de urgencias, del Hospital de Niños de Filadelfia (PA, EUA). “Fue particularmente preocupante que las tasas de prueba de embarazo fueran bajas aun entre las mujeres con quejas potenciales de salud reproductiva o con exposición a la radiación por medio de pruebas diagnósticas, como las TCs. Esos hallazgos subrayan la necesidad de desarrollar intervenciones de mejoramiento de la calidad para aumentar las pruebas de embarazo en las niñas adolescentes en el departamento de urgencias, especialmente entre aquellas con riesgo más alto de complicaciones del embarazo”

Por otro lado, la Sociedad Norteamericana de Radiología, ha emitido una alerta en cuanto al abuso de exámenes radiológicos, realizados a mujeres que se conoce de antemano que se encuentran embarazadas; uno de los últimos estudios de población, revela que las cifras de mujeres en gestación a las que se les practican radiografías o tomografías computarizadas (TAC), ha aumentado en un 120% en los últimos diez años.

Este estudio, realizado por la universidad de Brown, afirma que tanto las radiografías como los exámenes TAC liberan una radiación baja y posiblemente sean realizadas en zonas del cuerpo distantes al útero, pero aún así, podrían llegar a dañar al bebé, sobre todo durante las primeras semanas de vida.

Enlace relacionado:
Children’s Hospital of Philadelphia

Fuente: Medical Imaging