Publicidad

martes, 20 de octubre de 2015

Densitometría. Análisis del intervalo de pruebas

¿Cuál es el intervalo de cribado apropiado?
El cribado de la densidad ósea es útil para reclasificar a las mujeres con riesgo de fracturas, solamente si existen intervenciones efectivas para reducir las fracturas y el resultado de la densitometría modificará las decisiones para intervenir.
Para determinar los intervalos del cribado puede ser útil considerar el riesgo absoluto de fractura. Sobre los datos disponibles en la actualidad, es razonable esperar aproximadamente 10 años para hacer el cribado en las mujeres posmenopáusicas cuya densidad ósea inicial es normal, siempre que no presente factores adicionales asociados con el aumento del riesgo de fractura o una pérdida ósea acelerada. En concordancia con la guía de la National Osteoporosis Foundation, se debe ofrecer tratamiento a las mujeres con densidad osteopénica cuyo índice FRAX estimado exceda los umbrales para la terapéutica.

Qué es el indice Frax? Clicar aquí (Artículo en Elsevier: Riesgo de fractura calculado con el índice FRAX en pacientes con osteoporosis tratados y no tratados)
FRAX es Calculadora de riesgo de fracturas por fragilidad ósea (FRAX)

En ausencia de esta indicación de tratamiento, las mujeres con osteopenia leve y un riesgo de fractura bajo, estimado por el índice FRAX, deberían ser sometidas a una nueva densitometría a los 5-10 años, mientras que las mujeres con una osteopenia más avanzada o que tienen un riesgo de fractura estimado por el índice FRAX cercano al umbral de tratamiento deben volver a hacerse el estudio a los 2 años.


Los ajustes posteriores de los intervalos de detección deben considerar al mismo tiempo los factores de riesgo clínicos, caso por caso. Para los intervalos de cribado de la densidad ósea, una sola medida del intervalo no sirve para todos los casos. Las tasas de cribado de la osteoporosis en mujeres posmenopáusicas son inferiores a las recomendadas por las guías actuales. La repetición del cribado debería estar determinada por la posibilidad de tener que hacer tratamiento y varía con la edad, los factores de riesgo  clínicos y la densitometría basal.

Las recomendaciones de la US Preventive Services Task son ambiguas, afirmando que "no hay evidencia acerca de cuáles son los niveles óptimos de repetición de las pruebas de detección, pero se puede considerar que sería necesario un mínimo de 2 años para medir en forma confiable la aparición de un cambio" en la densidad ósea, sobre la base de la reproducibilidad de la técnica.