Publicidad

miércoles, 14 de agosto de 2013

Linfedema de mama. Prevención (documentos descargables)



El 30% de las mujeres que ha sufrido cáncer de mama desarrolla linfedema tras los tratamientos oncológicos. 
Mi pregunta es ¿Cuántos Técnicos Radiólogos ya saben estos consejos que le pueden recomendar a las pacientes de las Unidades de mama u Oncológicas?

Según la definición de LINFEDEMA, éste ocurre cuando el sistema linfático está dañado o no funcional correctamente. Esto conlleva un hinchazón crónico de una o varias partes del cuerpo.

También, si el Sistema Linfático está dañado o bloqueado, la proteína continuara entrando dentro del tejido a través de los capilares sanguíneos de forma habitual, formándose así un exceso donde éste sistema debería estar drenando. La acumulación de proteína en los tejidos causa un exceso de fluido entre ellos, y los tejidos comienzan a hincharse.

El hinchazón disminuye la oxigenación de los tejidos, e interfiere en su funcionamiento normal, haciendo que una lesión se cure de una forma más lenta de lo normal. Este exceso de proteína también actúa como un estímulo para una inflamación crónica. Uno de los resultados de esto es que se forme un exceso de tejido enfibrosado. La inflamación crónica causará que más capilares sanguíneas se formen y se dilaten. Esto hará que se sienta calor en el miembro afectado.  

Este calor combinado con la proteína estancada, se convierte en un nido perfecto para el desarrollo de bacterias (dermato-lymphangio-adentitis). El paciente se encontrara muy enfermo, con constantes infecciones, y con la necesidad de hospitalización. Las infecciones por hongos también son muy frecuentes, y a menudo difíciles de tratar. Estas infecciones ponen una adicional carga a la ya existente, empeorando aún mas el Linfedema. Cualquier infección o inflamación por una intervención o incluso una quemadura de sol, empeorara el Linfedema.

Uno de los posibles efectos secundarios de la extirpación de los ganglios linfátios axilares es la aparición del linfedema.

El linfedema es la hinchazón del brazo de la zona que ha sufrido la intervención quirúrgica en relación a una insuficiencia linfática. Esta hinchazón se debe a la acumulación anormal de líquido linfático. Se trata de un trastorno crónico y progresivo que no todas las mujeres intervenidas de cáncer de mama a las que se les extirpa los nódulos o ganglios linfáticos axilares padecen.
Los estudios existentes sobre la incidencia del linfedema indican que entre un 20 y un 30% de las mujeres intervenidas de cáncer de mama desarrollan un linfedema en el brazo y la mayoría lo hace durante el primer año tras la cirugía, sobre todo a partir del sexto mes, aunque puede aparecer en cualquier momento, incluso años después.
En la mayoría de los casos, produce pesadez, episodios de infección y/o deformidad estética. No hay que confundirlo con un problema estético ya que se trata de un problema de salud.

¿POR QUÉ APARECE EL LINFEDEMA TRAS LA CIRUGÍA DE MAMA?
Son varios los factores que pueden influir:
  • Extirpación de los nódulos linfáticos axilares
  • Cirugía y/o radioterapia
  • Cirugía e infección postoperatoria
  • Obesidad
  • Falta de movilidad
  • Vida sedentaria
  • Exceso de movimiento o movimientos mal realizados
  • Prendas de vestir o joyas que compriman
CUIDADOS. Puedes descargar el Manual de Cuidados y Ejercicios tras Linfadenectomía (mastectomía parcial), que Irán encaminados a la identificación de los factores que pueden desencadenar la hinchazón del brazo.

OBSTRUCCIÓN. Puede desencadenar la hinchazón del brazo, siendo necesario evitar compresiones excesivas. Por ejemplo, se recomienda:
  • Evitar llevar reloj, anillos, pulseras que puedan comprimir el antebrazo y/o muñeca del brazo de la zona intervenida.
  • Evitar utilizar ropa interior que apriete a nivel del pecho, hombros o brazo.
  • Evitar la toma de tensión arterial y extracción de sangre en el brazo de la zona intervenida, ya que el “garrote” empleado puede desencadenar la hinchazón.
  • Si se lleva un manguito de contención, es imprescindible seguir estrictamente la pauta establecida por el fisioterapeuta.
CALOR, que favorece la hinchazón por su efecto vasodilatador. En este sentido, es necesario evitar exposiciones prolongadas al calor. Por ejemplo, se recomienda:
  • Evitar introducir el brazo de la zona intervenida en el horno. Emplear siempre el otro brazo.
  • Evitar la sauna.
  • Evitar exposiciones prolongadas al sol así como las horas de máximo sol (es preferible permanecer en la sombra y al bañarse protegerse con una camisola ligera que cubra el brazo y el pecho además de utilizar un protector solar adecuado que evite cualquier posible quemadura,…).
  • Evitar parafango, calor húmedo, etc. o cualquier fuente de calor directa en el brazo de la zona intervenida.
  • Si le gusta bañarse, la temperatura del agua no debe estar demasiado caliente, a menos que se bañe con el brazo de la zona intervenida fuera de la bañera o piscina terapéutica. 
  • Tener cuidado cuando se depile la axila o el brazo de la zona intervenida. Es preferible utilizar una máquina eléctrica en vez de cuchillas, ceras calientes o láser.  
Finalmente, la Escuela Andaluza de Salud Pública (en su sección de cáncer de mama) ofrece este documento descargable Guía con tabla con ejercicios para su prevenir su aparición.