Publicidad

domingo, 10 de julio de 2011

Confirmado: el TAC reduce las muertes por cáncer de pulmón, en fumadores

  • Realizar un TAC de baja radiación al año disminuye en un 20% los fallecimientos
  • La prueba detecta más lesiones y de menor tamaño que la radiografía de tórax


Queda poco margen para la duda. Pese al debate generado hace casi una década sobre si el escáner anual reducía o no el número de fallecimientos por cáncer de pulmón en fumadores, ahora llegan nuevos datos que demuestran claramente que la prueba sí es eficaz .

Al parecer, y tal y como adelanta en su versión 'on line' 'The New England Journal of Medicine' , el TAC (tomografía axial computerizada) en adictos al tabaco disminuye hasta en un 20% el riesgo de fallecer por cáncer en comparación con la prueba que se utiliza tradicionalmente para su chequeo preventivo: la radiografía de tórax. Y un dato más a tener en cuenta: el tipo de prueba de imagen empleado en la investigación, un TAC helicoidal de 356 cortes, produce menos radiación que los escáneres convencionales.
Christine Berg, director de grupo de detección precoz de la División de Prevención del Cáncer del Instituto Nacional del Cáncer (NCI, sus siglas en inglés) de EEUU y autor principal del nuevo ensayo asegura a ELMUNDO.es : "Durante décadas se pensó que el cáncer de pulmón era una enfermedad tan agresiva que su detección precoz era imposible. Hemos demostrado que no es así".
Los posibles beneficios del escáner saltaron a primera página de los periódicos por primera vez en 2006, cuando un estudio internacional, en el que participaron investigadores españoles de la Clínica Universitaria de Navarra, respaldó sus ventajas. En él se constataba que la prueba aumentaba los años de supervivencia en fumadores con cáncer, al detectar lesiones incipientes y, por tanto, con mejores expectativas de curación. Pero el entusiasmo se enfrío rápidamente. Seis meses después, otro trabajo publicado esta vez en el 'Journal of American Medical Association' constataba que, efectivamente, la prueba permite diagnosticar y tratar un mayor número de tumores, pero no lograba reducir la mortalidad por este tipo de tumores.
Javier Zulueta, director del Departamento de Neumología de la Clínica Universitaria de Navarra y principal responsable de la participación española del estudio que respaldó el escáner hace cinco años, reconoce que la nueva investigación es definitiva. Sus argumentos: "Está llevada a cabo con la metodología más respaldada en el mundo científico: la que emplea a un grupo control. El ensayo confirma lo que nosotros adelantamos en 2006 sólo que con otra metodología y con una diferencia: nuestro estudio reconocía que el escáner aumentaba la supervivencia, mientras que en este último se confirma la reducción de las muertes".
Constantine Gatsonic, uno de los autores del nuevo ensayo y director de Bioestadística en el programa de salud pública de la Universidad de Brown (EEUU), reconoce: "Por primera vez tenemos un estudio que demuestra que actualmente se puede reducir la mortalidad por cáncer de pulmón en fumadores con una prueba de imagen. Es tremendo".
Avala también la trascendecia del ensayo Emilio Alba, presidente de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM). "Los resultados son claros y, además, los primeros en demostrar una reducción en los fallecimientos. Se trata de un estudio importante con un gran grupo de personas, que no pacientes, grandes fumadores. Está claro que es un gran paso, aunque el mejor medio para evitar este tipo de tumores es dejar de fumar".

Una reducción del 20%

El Grupo Nacional de Investigación de Chequeos del Pulmón (NLST, de sus siglas en inglés) es el autor de este estudio. Un total de 53.454 grandes fumadores, de entre 55 a 74 años, pertenecientes a 33 centros médicos estadounidenses han estado involucrados en él. Una parte de los participantes era ex fumadores mientras que otra consumía una media de 30 paquetes-año. El número de paquetes se calculó multiplicando la media de paquetes consumidos al día por el número de años que la persona había estado fumando. Un ejemplo: un paquete al día durante 30 años o dos, a lo largo de 15 años. Ninguno de los participantes tenía síntomas o signos ni historial de cáncer de pulmón cuando se inició la investigación. El ensayo consistió en someter a ambos grupos a tres pruebas de imagen, una por año, con un seguimiento sin pruebas de tres años y medio.
En Octubre de 2010, el 'Instituto Nacional del Cáncer' de EEUU, patrocinador de este trabajo, anunció los datos preliminares del mismo. "Un comité de expertos evaluó los primeros resultados y comprobó que se había alcanzado el objetivo del trabajo: la reducción del 20% en la mortalidad. Por motivos éticos se suspendió y se recomendó a todos los participantes que hablaran con sus médicos para seguir con el chequeo por su cuenta. Ahora, lo que se publica son los datos completos", aclara el doctor Zulueta.
Y estos recalcan que el 24% de los participantes dio positivo en el escáner de baja dosis de radiación frente al 6,9%, en el grupo de radiografías a lo largo de los tres chequeos realizados. "Esto significa que uno de cada cuatro participantes del grupo del TAC dio positivo, pero no a todos se les sometió posteriormente a una broncoscopia (biopsia). Lo que se hace en estos casos, tay como dice el protocolo, es someter a los pacientes a pruebas adicionales, para comprobar si las lesiones sospechosas han crecido o no. En caso afirmativo es cuando se procede a la biopsia", agrega el experto de Navarra.
Finalmente, el número de cánceres de pulmón diagnosticados por el TAC fue de 1.060 frente a los 941 del grupo analizado con radiografías de torax. En cuanto al número de fallecimientos: 247 casos por cada 100.000 personas al año entre los sometidos a escáner, frente a los 309 por cada 100.000 participantes del grupo seguido con la prueba tradicional.

A partir de ahora

Para Harold Sox, de la Universidad Dartmouth en New Hampshire (EEUU) y autor de un editorial que acompaña al trabajo, "el diagnóstico con TAC y la comparación con otros escáneres sucesivos a los que se sometieron los pacientes durante la investigación fueron suficientes para descartar la enfermedad en los sujetos bajo sospecha".
En palabras del presidente de la SEOM, el número de "falso positivos en el ensayo para el grupo que se hizo el escáner es realmente más bajo de lo esperado".
A raíz de las conclusiones, el doctor Sox determina: "Los datos del NLST son un signo del comienzo del fin de una era de la investigación sobre el cribado del cáncer de pulmón y el comienzo de otro". Sus declaraciones hacen clara referencia a la necesidad de averiguar si la introducción del chequeo de forma generalizada (como actualmente son las mamografías) sería coste eficaz, algo que el doctor Gatsonic ha anunciado que será posible saber dentro de seis meses, cuando los hallazgos en este campo de la investigación se hagan públicos.
Fuente: El Mundo