Publicidad

domingo, 10 de enero de 2010

¿Qué grado de nocividad tienen los escáneres de aeropuerto de cuerpo entero? ¿Deberían hacerlos profesionales de imágenes de radiaciones ionizantes?

Sobre el debate del efecto que tienen los escáneres corporales en la salud, y tras el atentado frustrado entre Amsterdam y Detroit (Estados Unidos) el pasado 25 de diciembre, los aeropuertos en Reino Unido, Holanda y Canadá han anunciado que planean usar esta tecnología con el objetivo de mejorar la seguridad. Apoyados en que un grupo de expertos estadounidenses afirma que el peligro de radiación es bajo y parece poco probable que aumente el riesgo de cáncer. Así lo concluyen, porque en Estados Unidos se comenzó a probar 40 escáneres de cuerpo entero como parte de un programa piloto iniciado tras los ataques del 11 de septiembre y ordenó otros 150 en octubre.



Existen dos tipos de máquinas: una de imágenes de longitud de onda milimétrica y escáneres de Rayos X de retrodispersión. Ambos permiten ver debajo de la ropa y detectar objetos inusuales, pero sólo las de Rayos X de retrodispersión exponen a las personas a radiación ionizante como la de los Rayos X médicos.
Sin embargo, "los niveles son muy inferiores al umbral de lo que puede ser considerado peligroso para la salud de un individuo", afirma James Thrall, del Colegio Estadounidense de Radiología y jefe de radiología del Hospital General de Massachusetts (Boston, Estados Unidos). "La exposición es extremadamente baja y la energía es tan reducida que rebota en la piel", anadió.

Por otro lado, consultado David Brenner, director del Centro de Investigación Radiológica en la Universidad de Columbia (Estados Unidos), recuerda que la dosis de radiación emitida por un escáner de retrodispersión es de 0,1 microsievert. en comparación con los 100 microseverts radiados al hacer una radiografía de torax o los 10.000 de una tomografía computada.

Brenner añadió que los escáneres de cuerpo completo podrían ser preocupantes si se usaran como método primario para revisar a los pasajeros. "Desde el punto de vista del individuo, los riesgos van a ser pequeños", dijo en una entrevista telefónica, pero se entiende como una advertencia que "si cantidades muy grandes de personas fueran expuestas a pequeños riesgos, entonces tendríamos un problema para la población".

El problema de la acumulación de toda radiación, que siempre puede ser nociva
Cabe recordar que el propio Brenner y su colega Eric J. Hall, director del Centro de investigación radiológica del Colegio de médicos y cirujanos de la Universidad de Columbia, detalló su preocupación en un informe de la edición del 29 de noviembre de 2007 del New England Journal of Medicine. Ambos aportaron estas declaraciones:

"Claramente se ha demostrado que la dosis de radiación de los escáneres TC aumentan el riesgo de cáncer". 
"Sobre una base individual, el riesgo no es grande, sin embargo sí hay un riesgo pequeño para un número cada vez más grande de la población que enfrentará dificultades a lo largo del camino".
Los cánceres causados por la radiación, menos la leucemia, tardan años en desarrollarse, dijo Brenner. "Sin embargo, dentro de unas cuantas décadas, del 1.5 al 2 por ciento de todos los cánceres en los Estados Unidos podrían deberse a la radiación por las tomografías computarizadas que se hacen ahora".

Después de la exposición a la radiación tienen que pasar entre 20 y 50 años para que todo el legado de la exposición se haga evidente, dijo Hall. "Los cánceres sólidos tardan un largo tiempo en aparecer”, apuntó. "Las leucemias podrían aflorar en la primera década, pero los cánceres sólidos tardan más tiempo".

Alrededor de 4 a 5 millones de escáneres TC se hacen en niños y éstos son más sensibles a la radiación que los adultos, agregó Hall. "Un TC abdominal en un niño supone un riesgo de uno entre mil de inducción del cáncer", dijo.

Un tercio de todas las tomografías, cerca de veinte millones al año (en EEUU), no son médicamente necesarias, dijo Brenner. "Cualquiera que se presente en una sala de emergencias con dolor estomacal o dolor de cabeza crónico se someterá automáticamente a un escáner TC", señaló. "¿Está justificado? Quizá no".

Brenner apuntó que muchos escáneres TC deberían ser sustituidos por otras pruebas que no involucren rayos X, siendo el ultrasonido un buen ejemplo. "Estamos asombrados de encontrar como muchos médicos, sobre todo los que trabajan en la sala de emergencias, no tienen en realidad ni idea de la magnitud de las dosis o riesgos potenciales involucrados con los escáneres TC", destacó Hall.
Brenner señaló que el uso de los escáneres TC está aumentando. Los nuevos usos incluyen el diagnóstico del cáncer de pulmón, la colonoscopia virtual y los escáneres de cuerpo entero. "La mayoría de ellos no han demostrado tener un beneficio sobre el riesgo", apuntó Hall.
Debate en Europa sobre el escáner de aeropuertos
Su impacto en la salud y en el derecho a la privacidad están siendo analizados por un grupo de expertos en seguridad aérea de la Unión Europea (UE). La Comisión Europea (CE) considera los escáneres corporales "una herramienta adicional útil" de seguridad siempre que cumplan las leyes nacionales y europeas, puntualiza Barbara Helffereich, una portavoz del Ejecutivo comunitario. Este tipo de escáner proporciona una silueta muy detallada del cuerpo del pasajero, como si estuviera desnudo.
Actualmente, no hay normas en Europa que impidan introducir escáneres corporales en cualquier país miembro. De momento, España no moverá ficha. Según el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, "en cuanto haya una decisión europea, España tomará las medidas que considere oportunas, dentro de ese marco y esa política comunitaria".

En Canadá, no a los menores y respeto a la privacidad
Las autoridades canadienses dijeron que no todos los pasajeros serán examinados por los escáneres, por ejemplo, los menores de 18 años estarán excluidos del examen de los escáneres corporales.
En respuesta a las preocupaciones sobre el respeto a la privacidad, Ottawa ha decidido que las imágenes obtenidas por los escáneres, y que muchos consideran excesivamente reveladoras, no serán almacenadas o impresas y serán borradas tan pronto como el operario del escáner las haya revisado.

Esta última directiva me parece que también es un paso a avanzar pero a matizar, porque puede haber pasajeros potencialmente peligrosos siendo menores de edad; y por otro lado, estos escáneres debería poder localizar las zonas de examen, ya que podría evitarse la cabeza (si el pasajero la tiene descubierta) o miembros no cubiertos.
Ahora bien: ¿Deberían ser profesionales sanitarios o médicos quienes se encargaran de producir y visualizar estas 'exploraciones con dosis radiactivas? 

Fuentes: Agencias (Reuters, Terra...); El Mundo Salud, Yahoo Noticias.