Publicidad

martes, 5 de enero de 2010

Fundación para la Formación de la OMC. Curso sobre la evaluación tecnológica sanitaria y de servicios de salud

Empiezo 2010 con varios retos a desarrollar, según los frentes a aparecer. En el enriquecimiento del fondo de conocimientos sobre la política sanitaras recibí ayer el mensaje de conformación de inscripción a esta actividad organizada por la Fundación para la Formación de la OMC (Organización Médica Colegial), que el próximo 14 de enero tiene su sede en Sevilla. Nuevamente, significa un paso más en mi interés en la Política Sanitaria, y más aún ahondando en la Tecnología Sanitaria.


La actividad - según se indica en el propio Curso - está dirigida preferentemente a Médicos de Atención primaria y especializada que desarrollen su actividad en el Sistema Nacional de Salud, no obstante y dado que la investigación es una actividad multidisciplinar se admitirán a otros profesionales sanitarios, titulados superiores, cuya actividad este relacionada con la practica clínica.

El perfil de los participantes es el de médicos y titulados superiores que trabajen en el SNS, con responsabilidad en unidades estructuradas dentro del centro de salud o el hospital y con interés en la mejora de la innovación en la práctica asistencial.

El Curso, que consta de 40 horas lectivas, 10 en formato presencial y 30 on-line en plataforma formativa, está acreditado y entre sus objetivos está adquirir conocimientos a nivel intermedio que dotará a los 40 asistentes de:

- Capacitación en evaluación de tecnologías sanitarias y el impacto de su uso.
- Capacitación en la evaluación de servicios sanitarios en sus dimensiones de impacto biológico, clínico y personal.
- Conocimientos de herramientas cualitativas y cuantitativas de evaluación.
- Capacitación de los profesionales en la aplicación de las mejores evidencias a la innovación de los entornos asistenciales.

Me sedujo la idea de aprender sobre conceptos tales como "que la gran avalancha de información disponible en el ámbito sanitario, el permanente avance en el conocimiento científico sobre la enfermedad y su tratamiento, la difusión dispersa, interesada y fragmentaria de las innovaciones, suponen un reto que los gestores de la investigación, profesionales y rectores sanitarios han de acometer. Se precisa fomentar la capacitación de los profesionales sanitarios en la captación, adopción e implantación de la innovación que de modo permanente se produce el campo de las ciencias de la salud.

La traslación a la práctica asistencial de tales progresos precisa de herramientas que permitan una asimilación crítica de los beneficios de los mismos, minimizando errores y consumos de recursos. Dicha traslación implica tener en cuenta factores como la difusión de los nuevos avances, la evaluación crítica para discernir las mejores evidencias y su impacto en la salud de los pacientes, la seguridad y la mejoría de los servicios sanitarios".

Agradezco, de antemano, la aceptación para mi asistencia - gratuita - y a su término (tiene 30 horas más en formato on line, en plataforma virtual) os contaré la experiencia.

Por cierto: Os envío mi afectuoso saludo y deseo de que este 2010 sea el año de la revolución definitiva en la profesión del Técnico en Imagen para Diagnóstico; hay bases e ideas para que ello sea así, aunque depende mucho no sólo de la administración sino también de la capacidad y profundidad entre nuestros líderes para manejar las situaciones evitando protagonismos propios.