Publicidad

sábado, 19 de septiembre de 2009

La nanotomografía computarizada puede ser la siguiente generación de sistema de imagen para TC

La combinación de la nanotomografía computarizada y la tomografía computarizada producirá una herramienta de nanoimagen versátil que podrá visualizar características más precisas de los objetos grandes, utilizando también una dosis de radiación menor y en mucho menos tiempo.


La tecnología nunca deja de avanzar, y las herramientas más avanzadas, como la nanotomografía computarizada (nanoTC), aún pueden ir más allá en una siguiente generación que revele rasgos más profundos. En ello está trabajando el instituto Virginia Tech. Fundada en 1872 como Virginia Agricultura y Mecánica College, Virginia Tech es ahora una universidad completa, la investigación innovadora en la localidad estadounidense de Virginia.

En 1991 Ge Wang, director de la División de Imagen Biomédica de la Facultad de Ingeniería Biomédica de la Universidad de Virginia Tech-Wake, en Estados Unidos, llevó a cabo el primer estudio sobre la tomografía computarizada (TC, por sus siglas en inglés) de haz cónico helicoidal, que se ha convertido en una técnica muy empleada en el sector de la TC.
Casi veinte años después, Wang, reconocido como un pionero en este campo, y su equipo han obtenido una asignación de 1,3 millones de dólares de la Fundación Nacional de Ciencia (NSF, por sus siglas en inglés) para desarrollar la siguiente generación del sistema de imagen de nanotomografía computarizada, que se espera que reduzca buena parte de la dosis de radiación emitida.
En el proyecto están trabajando de forma conjunta Virginia Tech y Xradia, una compañía especializada en nanotomografía computarizada, con una inversión compartida de casi 800.000 dólares.
"La nanotomografía computarizada es una herramienta de última generación, pero para desarrollar todo su potencial aún existe una barrera, que es la incapacidad para reconstruir de forma precisa una región interior de interés dentro de un objeto mayor", ha especificado Wang. Esto hace que "la dosis de radiación se tenga que incrementar mucho para obtener una mejor resolución".
Hasta la fecha, Wang ha participado en un gran número de logros en el mundo de la imagen, entre ellos la patente de un método de imagen por rayos X denominado tomografía interior, junto a Yangbo Ye, de la Universidad de Iowa, y Heng-yong Yu, director asociado del laboratorio de CT en el que trabaja Wang. Este método, desarrollado en 2007, se puede considerar como un primer paso hacia la eliminación de la barrera que impide a la nanoTC desarrollar todo su potencial.
Combinación
En el proyecto de la NSF también participan Chris Wyatt, profesor asociado de Ingeniería Eléctrica e Informática, y Linbing Wang, profesor asociado de Ingeniería Civil y Ambiental, ambos de Virginia Tech, además de David Carroll, profesor asociado de Física de la Universidad de Wake Forest, en Winston-Salem.

Además de éstos, hay una parte industrial del trabajo, y todos juntos tienen como misión la construcción de la siguiente generación de nanotomografía computarizada, que provea de imágenes que revelen detalles más profundos, incluyendo los rasgos subcelulares.

Además, el equipo espera poder "manejar una muestra diez veces más grande que la que está actualemente disponible con una radiación mucho menor", ha explicado Ge Wang.

Por falta de entusiasmo no será: "Estamos desarrollando nuestro sueño de establecer la estructura de tomografía computarizada multiescala y multiparámetro más exhaustiva del mundo", ha concluido el investigador principal de este proyecto.


La siguiente generación de nanoTC debe proveer de imágenes que revelen detalles más profundos, incluyendo los rasgos subcelulares.