Publicidad

lunes, 14 de enero de 2013

Navegación virtual por el Cuerpo Humano, usando un programa de reconstrucción y una consola 'Xbox'. Otro reto de aprendizaje para TSID




Investigadores de la Universidad de Iowa, en Estados Unidos, han conseguido hacer realidad el sueño de muchos cirujanos: navegar por el interior de las imágenes anatómicas. ¿Pero quien puede negar que un buen TSID fuera el que administrara la adquisición y composición de imágenes y su posterior oferta 'cinematográfica' al equipo Médico



Si no ves bien el video, pulsa aqui
El sistema BodyViz (http://www.bodyviz.com/) recoge imágenes procedentes de resonancia magnética y tomografía computarizada y los presenta en un entorno tridimensional. Este novedoso sistema permite navegar observando la anatomía ósea, adentrarse en las arterias, pasar a través de las válvulas cardiacas y observar si existen alteraciones en la anatomía de sus pacientes, por ejemplo.
Y es que hace tan sólo 20 años era necesario tener una capacidad de abstracción importante para interpretar las imágenes diagnósticas en dos dimensiones. La llegada de la tomografía axial computarizada y las nuevas resonancias magnéticas impresionó a los clínicos por sus imágenes en tres dimensiones. Ahora, este siguiente paso nos acerca a las películas de ciencia ficción: navegar por el interior de las imágenes en tres dimensiones.
Un usuario puede elegir las densidades de los tejidos que desean resaltar, como los tejidos (hueso, músculo) o de tejidos blandos (grasa, piel). Usando datos de pacientes reales, se convierten sus datos obtenidos en estudios RM y TC y se visualizan colocándolos en 3D para mejorar la planificación quirúrgica. Además, de ser un instrumento de navegación quirúrgica se pueden también navegar de forma interactiva entre la reconstrucción que permite el programa BodyViz, que se puede instalar tanto en portátiles como en ordenadores de sobremesa.
El profesional al mando con un controlador de Xbox 360, puede girar, panear (o ampliar las panorámicas), hacer zoom o introducirse en cavidades de un paciente virtual de anatomía. Una vez situados en la zona a explorar, se puede tomar secciones o ‘cortes’, o navegar dentro y fuera para ver la estructura interna necesaria.
La planificación de las intervenciones es la utilización más obvia de este sistema, ya que permite realizar modelos tridimensionales previos, incluso introducir instrumental quirúrgico virtual para comprobar distancias y tamaños antes de la cirugía. Para favorecer la claridad, el sistema utiliza diversos colores para diferenciar las distintas estructuras anatómicas.