Publicidad

viernes, 8 de mayo de 2015

¿El vino tinto reduce efectos de radiación ionizante en el cuerpo humano? ¿Puede combatir el cáncer?



Desde que vi la película K-19 'The Widowmaker' (Una avería del sistema de refrigeración del reactor de un submarino nuclear soviético, en 1961, produce un escape radioactivo, y ocho operarios se enfrentaron a solucionar la fuga radiactiva, cuyos efectos gastroduodenales y dérmicos fueron evidentes a las pocas horas. La tripulación fue seriamente  afectada por el gas radioactivo – y de sus 132 componentes fueron falleciendo progresivamente, tras tener que dejar la carrera militar), me llamó la atención que su equipo médico daba a beber a la tripulación vino tinto en las comidas, por si acaso les servía… para 'lo de la radiación'. 
¿Qué hay de cierto en este asunto? Desde 2009 llevo recopilando información aunque es necesario comprender algunos conceptos previos para llegar a una conclusión final. ¿Te atreves a seguir conmigo?

Historia de su usos
Primero, hagamos una aproximación al propio Vino, un nutriente líquido del que se documentan, en las inmediaciones de Damasco (próximo oriente, culturas mediterráneas más primitivas), restos del Neolítico asociados ya a la elaboración del preciado líquido, apareciendo fragmentos de una prensa de vino con una antigüedad de ocho mil años. El vino se ha manejado en la Humanidad tanto en su amplio uso en la gastronomía para la elaboración de asados, guisos o salsas, como en la medicina popular como desinfectante de heridas, analgésico, antiinflamatorio en casos como el dolor de anginas o faringitis, antigripal, contra las alergias, como colirio o tónico gástrico.

Composición
El vino es fundamentalmente una solución hidro-alcohólica producto de la fermentación del mosto de la uva. Sin embargo, no es sólo agua (aprox. 87%) y alcohol (aprox. 10%), sino que contiene más de 500 compuestos diferentes: azúcares, ácidos, glicerol, polifenoles, aldehídos, vitaminas, etc.
Los polifenoles están presentes en cantidades importantes en vinos tintos y, en menor, medida en los blancos, y contribuyen en gran parte a las cualidades deseables del vino, aunque no tienen valor nutritivo. Estos compuestos fenólicos pueden provenir de la uva (pieles y semillas) y del raspón, ser producidos por el metabolismo de las levaduras o extraídos de las cubas de madera y estar libres o esterificados. Los polifenoles son estructuras químicas con uno o más anillos fenólicos unidos entre sí, con un número variable de grupos hidroxilo. Se conocen actualmente más de 8000 polifenoles, y se clasifican en dos grandes grupos: No flavonoides y Flavonoides. Y esto es importante porque además, en los vinos tintos, los flavonoides constituyen normalmente más del 85% del contenido fenólico ( 1000 mg/l), mientras que en los vinos blancos suele ser menos del 20% ( 50 mg/l). 

El carácter antioxidante de los polifenoles. Quimioprevención
Las investigaciones indican que los polifenoles tienen características antioxidantes, con potenciales ventajas para la salud. Pueden reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular y cáncer. También se unen al hierro no hemo (por ejemplo el procedente de alimentos vegetales), por lo que podrían disminuir el nivel de hierro. 
Se piensa que estos compuestos, de los que existen más de cuatro mil distintos, contribuyen decisivamente a combatir el estrés oxidativo, un síndrome que causa algunas enfermedades neurodegenerativas y cardiovasculares.

En el trabajo de investigación de la española Ana Belén Granado Serrano (Estudios de los mecanismos de acción molecular de polifenoles de la dieta en cultivos celulares y animales de experimentación) hay un capítulo titulado 'Efectos quimiopreventivos de los polifenoles en cáncer', donde afirma que "Los polifenoles de la dieta pueden interferir en las distintas etapas de desarrollo de la carcinogénesis a través de varios mecanismos"...

La abundancia de antioxidantes de los polifenoles tiene relación con los siguientes efectos beneficiosos en las especies animales superiores (incluido el ser humano):
  • Reducción de la inflamación, como en la enfermedad arterial coronaria. Hay incluso investigación médica específica sobre la mejora de la salud de los vasos sanguíneos debida a la regulación oxidativa de la lipoproteína de baja densidad.
  •  El polifenol de té (médicamente conocido como TP), que contiene el antioxidante galato de epigalocatequina, reduce los niveles de especies de oxígeno reactivas en vivo. Estas especies de oxígeno reactivas son marcadores importantes para las enfermedades inflamatorias.
  •  Algunos antioxidantes de polifenol, como el resveratrol, inhiben el inicio y/o crecimiento de tumores de mama.
  • Se han atribuido muchos otros efectos beneficiosos para la salud al consumo de alimentos ricos en antioxidantes polifenólicos. Entre estos efectos beneficiosos están el retraso en la aparición de arrugas en la piel. Para otras ventajas colaterales (como la prevención de la enfermedad arterial periférica) se están llevando a cabo investigaciones adicionales.
Es intrínsecamente difícil evaluar los efectos médicos de antioxidantes polifenólicos específicos, ya que hay un número muy grande de compuestos individuales incluso en un solo alimento. Por ejemplo, se sabe que en el vino tinto hay más de sesenta flavonoides diferentes. El vino tinto contiene de dos a tres gramos por litro, en aquellos vinos que son obtenidos por maceración tradicional.

Efecto celular de Polifenoles del vino tinto
Ahora bien: ¿Qué es lo que se produce como para pensar que los polifenoles del vino tino pueden ser efectos quimiopreventivos en cáncer?

Podemos encontrar una respuesta en la Tesis Doctoral de Ignacio Romero Cagigal (ISBN: 84-669-2110-9), titulada Polifenoles del vino tinto inhiben la proliferación, e inducen apoptosis en células de cáncer de próstata LNCaP 
En dicha tesis se resalta la capacidad de determinación de apóptosis a 24, 48 y 72 horas de las células de cáncer de próstata LNCaP por la incubación de la quercetina, la rutina y los ácidos gálico y tánico, y morina.

Existe otra publicación titulada Efectos anticancerosos de polifenoles naturales: Peterostilbeno y quercetina (Paula Ferrer Pastor, doctora en Farmacia) a la que podemos añadir el documento que sirvió para su Tesis Doctoral, que recomiendo leer para Conocer los mecanismos antioxidantes de los polifenoles.

Efecto antioxidante
En el ser humano, parte de la actividad biológica de los polifenoles se debe a su capacidad de formar parte del sistema antioxidante celular. Este mecanismo es fundamental en la eliminación de radicales libres producidos por los efectos de la radiación ionizante que es absorbida por el organismo humano.
No sólo podemos pensar que el vino tino puede ayudar a las pacientes de cáncer de mama a tolerar mejor la radioterapia (artículo de 2009: Radioprotective Effect of Moderate Wine Consumption in Patients With Breast Carcinoma) sino que se sabe que los polifenoles son importantes para la fisiología de las plantas pues contribuyen a la resistencia de microorganismos e insectos y ayudan a preservar su integridad por su continua exposición a estresantes ambientales, incluyendo radiaciones ultravioletas y relativamente altas temperaturas.
También publicaron en la Universidad sevillana Pablo de Olavide que El consumo regular de vino tinto refuerza las defensas antioxidantes propias del cuerpo humano (septiembre 2009)

Conclusiones
El vino tinto contiene diversos polifenoles que contribuyen a la reducción y eliminación de radicales libres, combate la oxidación, induce apóptosis de determinadas células cancerígenas, es quimiopreventivo.

Y, después de, ojo que no pararé de seguir Aprendiendo, es posible afirmar que el vino tino que bebía la tripulación del Submarino K 19, era una herramienta preventiva ante los efectos ionizantes que estaban recibiendo por su continua proximidad a las fuentes radiactivas. Es muy posible que la investigación en Protección Radiólogica de los años 60, y anteriores, sea mucho menos avanzada que la actual, y las barreras y sistemas de protección radiológica actuales sean mucho mayores en los Submarinos Nucleares. Lamentablemente, beber Vino Tinto, en cantidades moderadas, no puede evitar los efectos letales de una exposición tan alta como la que tuvieron los tripulantes.
Pero he podido responder a mi pregunta: ¿Por qué bebían vino tinto por prescripción médica?