Publicidad

sábado, 19 de abril de 2014

¿Por qué hay que comprimir los senos en las mamografías?


La incomodidad o dolor por la compresión del seno con la pala de policarbonato transparente, que puede producir una mamografía, es un problema multifactorial que vamos a analizar en este post.

Habré realizado no menos de 10.000 mamografías, y ninguna es igual a otra porque ninguna mujer tiene el mismo umbral de dolor o sensibilidad, ni la misma estructura de tejidos mamarios, o la sensación de miedo o ansiedad por el Diagnóstico... o incluso yo mismo también tengo días mejores para percibir el tacto que empleo en la realización de la prueba. Y por tacto me refiero no sólo a la colocación de las mamas sino a la Comunicación profesional - paciente, que también influye: no olvidemos el valor terapéutico de la comunicación asistencial.

Muchas mujeres refieren un grado tolerable de disconfort, y sólo un bajo porcentaje dice que tiene dolor cuando comprimimos el seno en cada una de las posiciones: Hay que tener en cuenta el umbral individual al dolor, y muchas veces unido al temor al examen, o problemas personales que todo ser humano añade a sus ansiedades.

¿Es posible encontrar soluciones? Sí, claramente. Y es necesario porque los Profesionales debemos aportar valor en la adherencia a las pruebas de mamografía ya que aún hay muchas mujeres que declinan hacerse las mamografías por diversos temores, entre ellos el del dolor a la compresión mamaria.


Hablemos de Soluciones

El momento de realización de la mamografía puede ser importante porque es mejor tolerada cuando se efectúa durante los nueve días que siguen al inicio de la menstruación. Este factor puede que no lo controlemos dado que la cita no la cursamos habitualmente nosotros, pero es bueno saberlo.

Entiendo muy importante que hay que emplear una efectiva Comunicación. Insisto: emplear expresión estructurada: Sujeto + verbo + Predicado. Debemos explicar entendíblemente al interlocutor "La compresión es necesaria por estos factores: ....". Si nos quedamos en un "le tengo que aplastar porque si no, no sale", no me vale. Un paciente es un ser humano que debe entender, y debemos esforzanos en esta tarea, todo lo que le decimos.
El entrenamiento en la Comunicación Oral no podemos obviarlo y es una 'marca' profesional que hay que forjar. ¿Te has preguntado qué piensan de tí los pacientes en este valor? ¿Crees que un paciente puede decir que se entera de cómo le hablas, qué términos le comunicas, y cómo? El cómo también es clave: Hablar mirando a los ojos, manteniendo un ritmo de expresión claro, y ofreciendo una orientación de dónde se sitúa la prueba dentro de la Asistencia Sanitaria (dentro de los algoritmos o de las consultas para el Diagnóstico o Tratamiento), se llama aportar valor Terapéutico a la Comunicación Asistencial. Si el paciente se entera cuando le comunicas, entra en un estado emocional 'terapéutico' que le ayuda a combatir dolor, ansiedad y otros efectos por la enfermedad que sufre.


Expliquemos tres cosas a las pacientes (no me olvido de los hombres, que son el 1% de las mamografías) con el fin de sumar valor:

Beneficio Diagnóstico. Las potenciales molestias de la mamografía son un mal menor (criterio ALARA), si la mujer conoce el inmenso beneficio que significa detectar un cáncer de mama en etapa precoz, cuando puede ser curable.

Estática. La necesidad de comprimir la mama durante unos segundos, para lograr una imagen nítida y quieta, es necesaria porque acerca las estructuras al plano bidimensional de la imagen. Por otro lado, la glándula mamaria se inmoviliza y saldrá con total garantía de reducción de movimiento o borrosidad cinética.
La compresión de las estructuras mamarias hace que se reduzca espacio 'blando' o fibroepitelial o graso entre los tejidos por su diferenciación respecto a los hallazgos a la imagen grasa: quistes, fibroadenomas, ganglios, galactocele, nódulos, calcificaciones, masas malignas... y distorsiones y asimetrías estructurales.

La compresión nos permite ver los tejidos con menos superposición, y esto aporta una Mejora del Contraste en la Imagen. El contraste es la capacidad de distinguir imagen con atenuación parecida.


Dosis de Radiación. Disminuye la cantidad de Rayos X cuando comprimimos porque es menor la distancia o grosor que el haz debe atravesar, ya que el haz de radiación que alcanza al receptor de imagen se endurece menos, y por tanto su energía efectiva es menor lo que significa también un mayor contraste.
También se produce reducción de la dispersión interna del haz de Rayos X.


Existe un nivel de compresión idóneo por encima del cual toda compresión no mejora la calidad de la
imagen ni reduce la dosis de radiación significativamente, y esa compresión adicional influye de manera apreciable en la tolerancia de la prueba por la paciente. 
En pacientes con prótesis mamarias se tendrá especial cuidado en la realización de la compresión (técnica de Eklund).
Técnica de Eklund
Los efectos beneficiosos de la compresión mamaria en la mamografía comprenden:
  • Reducción de la dispersión interna del haz de Rayos X 
  • Mejora del contaste 
  • Desplegamiento del tejido mamario con una menor superposición y una demostración más nítida 
  • Menor desproporción geométrica 
  • Menor desproporción dinámica 
  • Menor dosis de radiación sobre la mama 

Mi última cuestión planteable: ¿Existe un valor concreto para saber si una mama está bien comprimida? 
No existe. Sí que se conoce que las dosis glandulares aumentan por encima de los 5,1 cm de grosor vertical de la mama.

Recomendaciones en el uso
Según el European Protocol on Dosimetry in Mammography todo mamógrafo debe poder aplicar la máxima fuerza entre 130-200 N. (~ 13-20 kg), y debe ser mantenido sin cambios durante al menos 1 minuto (este dato nos puede servir para comprobar si el sistema neumático del compresor funciona correctamente comprimiendo durante un minuto una estructura rectangular de gomaespuma, y midiendo si el dato de la fuerza compresión varía en ese tiempo, y si la compresión es uniforme en sus cuatro esquinas)

El dispositivo o pala de compresión no debe tener grietas o bordes afilados (que sólo podría ser claramente visible bajo compresión), que puede ocurrir con el uso del equipo.

Comprimir visualizando la consola o indicador de compresión, mientras preguntas a la paciente cómo asume el confort en ese momento.



Referencias:
Formación Médica Continuada

Protocolo de Control de Calidad en Mamografía. Servicio Canario de Salud (descargable)
IAEA (Protección radiológica en Mamografía)
Publicaciones en este blog sobre Estudio de la mama o Mamografía