Publicidad

martes, 7 de enero de 2014

¿Cuántos años de uso máximo debe tener un equipo Radiológico?


Seguro que esta pregunta te la has hecho cuando sigues trabajando con equipos tan antiguos como potencialmente peligrosos para la protección radiológica de tu ambiente laboral.

En España, la digitalización radiológica está muy avanzanda, pero se sigue trabajando con equipos de Radiografía Convencional de más de 15 años, que es el tiempo definido como 'obsolescencia' en Europa, porque una vida tecnológica por encima de los 15 años está fuera de las reglas y protocolos establecidos por el Comité Europeo de Coordinación de la Industria Electromédica y Radiológica (COCIR).

Y no sólo hay que valorar los equipos de Radiografía Convencional, sino también Ecógrafos, TAC, Telemandos, Mamógrafos, equipos Portátiles...

Influencia de la Crisis en la renovación de equipamiento Radiológico
La crisis económica ha provocado que la inversión para la renovación o adquisición de nueva tecnología médica y hospitalaria se haya reducido en cerca de un 45% en tan solo dos años. Así lo muestra un estudio llevado a cabo por la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (FENIN), en el que se destaca que la inversión acometida en 2012 se retrotrajo hasta niveles propios del año 2000.

Una situación preocupante dado que, como ahora dice en su web la Fenin, “la obsolescencia tecnológica de los equipos de diagnóstico o de terapia limita la capacidad asistencial y la seguridad de los pacientes y profesionales que los utilizan”.

Así y a modo de ejemplo, la FENIN cita como ejemplo el caso de los escáneres, cuyos nuevos dispositivos emiten una radiación hasta un 75-80% inferior, “lo que incrementa claramente la protección tanto de los pacientes como de los profesionales sanitarios”.

Y es que el sector de Tecnología y Sistemas de Información Clínica (antes Electromedicina) de Fenin que agrupa productos como ecógrafos, respiradores, RM, TC o desfibriladores, es uno de los más afectados por la reducción del gasto sanitario destinado a la adquisición de equipamiento tecnológico. Este descenso ha afectado tanto al sector privado como público, si bien este último se ha visto especialmente perjudicado en los últimos cuatro años.

Fuentes:
FENIN