Publicidad

lunes, 26 de mayo de 2014

Sindrome de Burnout en Radiología


El síndrome de Burnout o también comúnmente denominado síndrome de desgaste profesional, síndrome del trabajador desgastado o trabajador consumido, o dicho de otra forma, síndrome del quemado o burnout , e incluso de la cabeza quemada, es un fenómeno psicológico cada vez más en boga a causa del deterioro laboral. 

Este 'stres asistencial' en los trabajadores de la salud, les obliga cada vez a estar más comprometidos con su obligación moral de luchar por no perder el trabajo y con altas expectativas respecto a las metas que se proponen, por eso el síndrome Burnout se desarrolla en respuesta a un estrés constante por competir en un mercado laboral cada vez más enfrentado y una sobrecarga de trabajo propiciada por la reducción de plantillas en las empresas españolas.

El síndrome de burnout es un padecimiento que a grandes rasgos consistiría en la presencia de una respuesta prolongada de estrés en el organismo ante los factores estresantes emocionales e interpersonales que se presentan en el trabajo, que incluye:
  • fatiga crónica, 
  • ineficacia
  • negación de lo ocurrido
La probabilidad de presentar un elevado cansancio emocional y despersonalización es mayor en los profesionales expuestos a un alto nivel de contacto con el sufrimiento y la muerte, y conlleva un impacto negativo del trabajo en la vida familiar. La probabilidad de presentar un elevado cansancio emocional es mayor en los que tienen una alta sobrecarga de trabajo. El riesgo de obtener bajos logros personales es mayor en las personas que presentan una baja satisfacción con respecto a las recompensas profesionales y en las que no realizan actividades de docencia. La insatisfacción con la calidad de las relaciones con los pacientes y sus familiares influye negativamente en las 3 dimensiones del burnout:
  • Cansancio emocional
  • Despersonalización 
  • Realización Personal
El Burnout puede acabar con la vida de una persona. Básicamente, es un trastorno emocional provocado por el trabajo y conlleva graves consecuencias físicas y psicológicas cuando el fenómeno se somatiza. El Burnout es el principal originador de numerosas bajas laborales que impiden el normal funcionamiento y desarrollo de cualquier empresa.


Dentro de la gama de síntomas que lo caracterizan, se puede experimentar astenia (Falta o decaimiento de fuerzas caracterizado por apatía, fatiga física o ausencia de iniciativa) y agitación al mismo tiempo (tics nerviosos, temblor de manos); palpitaciones; taquicardia y pinchazos en el pecho; aumento de la tensión arterial; dolores musculares, sobre todo en la zona lumbar; cefaleas; problemas digestivos; trastornos del sueño e inapetencia sexual. Estos síntomas terminan invadiendo la vida social y familiar del afectado, que opta por aislarse y quedarse solo.

No hay un estudio sobre la afectación del Burnout en los Técnicos Radiólogos. Pero si hago una comparación con Profesionales que trabajan en Centros o Servicios expuestos a un alto nivel de contacto con el sufrimiento y la muerte (Radiología - Oncología), junto a alta sobrecarga de trabajo (Realización de Pruebas Radiológicas con poco espacio de tiempo de descanso), más la influencia de los turnos horarios, no me es imposible poder hacer un paralelismo que podría tomar que entre el 25 y el 33 % de los Técnicos Radiólogos en España tienen Burnout, aunque la gran mayoría no se lo han detectado.
Si a ello le unimos los elementos relacionados con la satisfacción laboral (bajo estímulo intelectual aportado por el trabajo, falta de recompensas profesionales) también influyen en el síndrome de Burnout (cansancio emocional y logros personales), es posible que tuviéremos que empezar a pensar en hacer un estudio intercentros, y después tomar medidas.

Cuantificar la Carga de Trabajo
Para saber si tienes sobrecarga de trabajo, tienes que medir y saber que no puedes hacer más trabajo que el que puedes hacer. Y esto ya lo he tratado en varias entradas anteriores: Las pruebas radiológicas están medidas en tiempo (benchmarking sanitario) que están reguladas en el último catálogo SERAM (cuarta revisión, publicada en 2009. clicar en esta entrada de este mismo blog: SERAM publica su nuevo catálogo de exploraciones radiológicas)


Ejemplos
Si eres Técnico Radiólogo puedes cuantificar de esta forma: Si tienes un turno de trabajo de 7 horas, y contando con los tiempos de preparación inicial de sala, terminación de sala al final del turno, más tu descanso de 20 minutos por turno, no puedes ni debes hacer más pruebas que las que caben. Por ejemplo, no salen más de 23 - 24 mamografías (dos por mama) por turno de 7 horas (en caso de equipo de Radiología digital).
Si eres Radiólogo, el cómputo consiste en el análisis de Tiempos Relativos de Valor de los Informes y Pruebas que has de realizar por turno.


Pero, claro: Es también labor tuya conocer estas cosas e investigarlas.
Te sugiero que, si has detectado estas situaciones en tu trabajo, a ti o a tus compañeros, deberíais hacer un estudio serio sobre las Cargas de Trabajo, porque ese factor si se modifica puede ayudarte a evitar este Problema.

Tendrías que hacer el cálculo según el número de pruebas citadas, multiplicando por el tiempo de prueba que dicho catálogo SERAM 2009 establece. Luego, además, debes sumarle los tiempos de preparación de Sala - antes de empezar el Turno: comprobación de equipo, de citaciones, de historias clínicas..., más el tiempo de terminación del turno en la sala (reposición de elementos usados, comprobación de funcionamiento de equipos...), más tu tiempo de descanso de cada 7 horas (20 minutos), más un tiempo que se debe provisionar para fallos de equipo, repetición de prueba o prueba urgencia. Esto vale, tanto para Sala de Mamografía, como para cualquier otra Sala de citaciones de pruebas.

Si trabajas en Salas o Puesto de Trabajo 'a demanda', que son las de Urgencias, o Centros de Salud, o Unidades hospitalarias como quirófano, u hospitalización, también tienes que evaluar una media de procedimientos realizados. Si acabas exhausto en tu trabajo tras cada turno, es que 'algo' no funciona, y por tanto puede ser que caigas enfermo/a.

¿No te parece que debemos ser más autónomos en este conocimiento y no depender de terceros para proponer medidas o soluciones para reducir este estrés asistencial?

Estrategias posibles
Primero hay que analizar ciertas medidas de prevención y control cuando has detectado síntomas.
Y después existen algunas soluciones que puedes encontrar en el muy recomendable documento descargable -Tesis Doctoral titulado Eficacia del Programa I.R.I.S para reducir el Síndrome de Burnout y mejorar las Disfunciones basado en el PROGRAMA IRIS, desarrollado por su Autor José Manuel Párraga Sánchez, como Tesis Doctoral, en el Hospital Virgen del Puerto, de Plasencia, Cáceres (España)
que contiene definiciones y marcos diferentes.
Lo que más me gusta son las Cinco Estrategias, expresadas en el Diario de Sesiones como Esquema del Programa:
1. Estrategias dirigidas a la prevención y control del estrés
2. Estrategias dirigidas a la mejora de la comunicación y al desarrollo de las actitudes
3. Estrategias dirigidas al aprendizaje y a la aplicación de recursos cognitivos
4. Estrategias dirigidas al desarrollo y entrenamiento de técnicas instrumentales y adaptativas
5. Estrategias dirigidas al entrenamiento en habilidades sociales

Ese Programa IRIS está evidenciado posteriormente como Eficacia de una Intervención psicológica para reducir el Síndrome de Burnout en Profesionales Sanitarios

Fuentes:
Scielo
Wikipedia
Estrés Asistencial en los Servicios de Salud (Documento descargable, del Departamento de Psicología Biológica y de la Salud de la Universidad Autónoma de Madrid)
El burnout o síndrome de estar quemado en los profesionales sanitarios: revisión y perspectivas. (Cristina Ortega Ruiz y Francisca López Ríos. Universidad de Almería, España)