Publicidad

miércoles, 13 de marzo de 2013

Deporte y cáncer de mama (Sport and breast cancer)


En anteriores entradas (en el mundo bloguero, una 'entrada' es un post o artículo o publicación) ya he comentado o sugerido que podemos hacer mucha más labor asistencial en la Atención al Paciente en las Unidades de cáncer de mama o en las Salas de Mamografía.
En esta ocasión, se trata de nuestra posible aportación sobre el estilo de vida de pacientes mastectomizadas.

He encontrado el artículo Cáncer de mama y Ejercicio Físico: Estudio Piloto, publicado en la Revista Andaluza de Medicina del Deporte en diciembre 2012, cuyo objetivo es hacer una primera valoración general de las pacientes para conocer si un programa de ejercicio físico supervisado y específico puede presentar algún tipo de incidencia significativa en la calidad de vida de las mujeres afectadas por cáncer de mama.

La supervivencia al cáncer de mama no está libre de las propias secuelas de la enfermedad y factores de carácter ambiental (alimentación inadecuada, sedentarismo), que generan en estas mujeres una cantidad
importante de alteraciones tanto a nivel físico como psicológico.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) define calidad de vida como un concepto muy amplio que está influido por la salud física, su estado psicológico, su nivel de independencia, sus relaciones sociales y con las relaciones esenciales de su entorno. En esta línea se han planteado numerosos estudios, por lo que además de mejoras en el ámbito fisiológico, recientes evidencias científicas han demostrado que los
beneficios de la práctica regular de ejercicio físico se pueden extender a aspectos de carácter psíquico o socio-emocional.


Participantes en el Estudio
Las mujeres debían cumplir los criterios de inclusión propuestos: ser mayores de 18 años, haber sido diagnosticadas de cáncer de mama, vivir en la comunidad de Madrid, haber pasado más de un mes desde la intervención quirúrgica, no presentar metástasis, no tener tratamientos con anticoagulantes y tener la aprobación de su oncólogo. Entre los meses de octubre y marzo fueron estudiadas 31 mujeres, con una media de edad de 49,03 ± 9,41.
Todas ellas firmaron un consentimiento informado para participar en el estudio.

La estructura básica de las sesiones fue:
  1. calentamiento de 12-15 minutos; (carrera continua, bicicleta..)
  2. parte principal de 30-35 minutos; (ejercicios de fuerza enfocados según cada paciente)
  3. vuelta a la calma de 10-15 minutos (estiramientos)
Siguiendo las bases marcadas por la Guía del Colegio Americano de Medicina Deportiva (ACSM) para pacientes con cáncer.

Pilates tras ca de mama. Otra modalidad deportiva - rehabilitadora
Al finalizar el proyecto, nuestras participantes presentaron mejores niveles de capacidad funcional, en consonancia con otros estudios, los cuales se han relacionado con mayor nivel de supervivencia. Un factor determinante de la capacidad funcional son los niveles de ejercicio que las pacientes realizan de forma habitual. Diversos estudios epidemiológicos establecen que las mujeres afectadas por cáncer de mama que realizan una actividad física habitual y moderada (por ejemplo caminar a paso ligero durante 30 minutos cinco días por semana) presentan una reducción de entre un 15% y un 61% en todas las causas de mortalidad y causas de mortalidad específica relativas al cáncer. Por lo tanto, el hecho de que la mujeres participantes presenten diferencias significativas en este valor está directamente relacionado con un posible efecto positivo en su capacidad física y con la posible consecuencia en la supervivencia de estas mujeres.
En cuanto a los valores de carácter psicológico, cabe destacar la mejora en algunos ítems de los cuestionarios relativos a depresión, autoestima y calidad de vida. Otros estudios están en consonancia con estos resultados. Casi un 50% de las mujeres mastectomizadas presentan desórdenes de carácter psicológico, por lo que no debemos olvidar atender estos aspectos como parte de una terapia integral que, en algunos casos, tiene relación directa con la supervivencia.

Por lo tanto, cabe destacar el uso del deporte como posible tratamiento global a la hora de trabajar con supervivientes de cáncer de mama. Es una forma económica, útil y efectiva de poder mejorar de forma integral la calidad de vida de las mujeres afectadas por cáncer de mama atendiendo a aspectos de ámbito psicológico, físico y social, ya que no nos podemos olvidar de que la definición de calidad de vida de la OMS incluye en su definición estos tres ámbitos.

El documento del artículo te lo puedes descargar aquí: ca de mama y ejercicio fisico