Publicidad

miércoles, 13 de febrero de 2013

Calentamiento del Tubo y calibración de TC (Warm - up tube and calibration of TC)

Toshiba Aquilion 64
Esta es una interesante entrada del blog El Baul Radiologico.

Un Escáner de Tomografía Computarizada (TC) es un aparato muy sensible y sofisticado que requiere un manejo cuidadoso. Por ese motivo el Técnico (TSID) que realiza las exploraciones debe seguir una serie de normas de mantenimiento ineludibles para que pueda funcionar siempre correctamente y no se produzcan averías. En primer lugar, una vez que lo ha encendido y antes de pasar al primer paciente, debe activar algunas funciones que están establecidas de manera sistemática.

1. Calentamiento del tubo (warm - up).
Debe realizarse todos los días antes de comenzar la jornada de trabajo. Algunos fabricantes recomiendan que se efectúe también cuando el aparato ha estado encendido y no se ha realizado ninguna exploración de Tomografía Computarizada durante dos o tres horas antes (por ejemplo el escáner de Urgencias en un día festivo o por la noche). Con eso se evita el calentamiento brusco que se produciría al comenzar una exploración. Si no se realizara este procedimiento, el disco del ánodo se agrietaría, por el efecto de los disparos, de la misma forma que se calienta y rompe un recipiente de cristal si se coloca sobre la resistencia ardiente de la vitrocerámica de una cocina. En poco tiempo habría que cambiar el tubo completo. El proceso para realizar el calentamiento del tubo es muy sencillo.

Encendido del aparato.
Calentamiento del tubo: El técnico selecciona en la pantalla del monitor la opción de Calentamiento del Tubo (Tube Warm-Up).
A continuación pulsa la tecla de Start-Scan. El aparato se activa y realiza automáticamente una serie de disparos, durante un periodo aproximado de cincuenta segundos, como si estuviera realizando una exploración de Tomografía Computarizada a un paciente. En todo ese tiempo la puerta plomada de la sala permanecerá completamente cerrada para impedir que  no entre nadie dentro, ni salga radiación. Es conveniente que no haya  ningún objeto metálico sobre la mesa deslizante del escáner, porque las colisiones del haz de rayos emitido durante el calentamiento producirían más radiación difusa.

Toshiba Aquilion 64. Propiedad del Sistema Aragonés de Salud. (HUMS)(modified by Víctor Mazas)
2) Calibración diaria del sistema.
Se realiza inmediatamente después de haber finalizado el calentamiento del tubo. Es un procedimiento técnico imprescindible para que el aparato funcione correctamente. No es exclusivo del Escáner de Rayos X sino que es una norma obligatoria en casi todos los accesorios digitales de la vida cotidiana: el ordenador, la impresora, el escáner etc. El proceso es muy rápido y sencillo. El Técnico activa la opción de Calibración (Fast Calibration) y el  sistema comprueba el estado de los colimadores, los detectores y los parámetros físicos de adquisición de datos: kilovoltios (Kv), miliamperios (mAs) etc.

Si el aparato no ha sido calibrado, puede suceder que las imágenes sean de poca calidad (aparecen una serie de anillos concéntricos oscuro - ver en imagen inferior - o que al imprimirlas no reproduzcan fielmente lo que se ve en la pantalla del monitor.

Artefacto "en diana" producido por la desconfiguración de los detectores. Para que no vuelva a aparecer habrá que hacer una calibración.
3) Calibración periódica.
Esta función, es competencia exclusiva del ingeniero que realiza el mantenimiento mensual del aparato. El procedimiento es mucho más complejo que la calibración diaria. También se lleva a cabo cuando se ha sustituido el tubo de rayos X por otro nuevo, porque se ha inutilizado el anterior.


Conclusiones: Si no se calienta el tubo (warm-up) cada día (las veces que sea necesario) el deterioro del disco metálico del ánodo será muy rápido y habrá que cambiar todo el tubo a menudo.
Si no se hace la calibración (calibration) diaria del sistema, aparecerán artefactos en las imágenes (anillos concéntricos, ruido digital, sombras etc..