Publicidad

viernes, 30 de noviembre de 2012

La mamografía óptica diagnostica cáncer de mama

Imagen: Se muestra una imagen de mamografía óptica de la oxigenación de la hemoglobina de un carcinoma ductal in situ (DCIS), un cáncer de mama en el lecho de los ductos lácteos que no ha invadido los tejidos vecinos. En esta imagen, el área del recuadro corresponde a la localización del cáncer e indica valores más bajos de oxigenación de la hemoglobina. Para el tejido canceroso que se asocia con la concentración anormal de hemoglobina y la oxigenación, la mamografía óptica puede usarse para ayudar a diagnosticar el cáncer de mama y también indica que tan bien un paciente responde a la quimioterapia en este tipo de cáncer (Fotografía cortesía del Centro Médico Universitario Tufts).

Una nueva tecnología de imagenología óptica puede proporcionarles a los médicos estrategias para identificar el cáncer de mama y rastrear la respuesta individual de las pacientes al tratamiento inicial de la enfermedad.

La tecnología no invasiva utiliza luz cercana al infrarrojo (NIR) para explorar el tejido de la mama, y luego aplica un algoritmo para interpretar los datos. Las diferencias en la absorción de la luz permiten la identificación del agua, grasas, tejido rico en oxígeno y tejido pobre en oxígeno, las estructuras básicas en el tejido de la mama.

Se está realizando un estudio clínico de cinco años del procedimiento, patrocinado por una concesión de 3,5 millones de dólares de los Institutos Nacionales de Salud de EUA (NIH; Bethesda, MD, EUA), en el Centro Médico Universitario Tufts (Boston, MA, EUA).

“El consenso es que la mamografía de rayos-x es muy buena en detectar lesiones pero no es buena para determinar cuáles lesiones sospechosas son realmente cáncer”, dijo el profesor de ingeniería biomédica Sergio Fantini, PhD, quien está liderando el proyecto de investigación. La técnica Tufts NIR puede complementar la mamografía tradicional, particularmente para las mujeres menores de 40 años que tienen tejido denso de la mama el cual tiene una tendencia a difuminar las características en los rayos-x.

Debido a que la técnica NIR no emplea radiación ionizante, puede aplicarse múltiples veces en un periodo de tiempo corto sin riesgo de exposición a la radiación, anotó el Dr. Fantini. Otro beneficio de la tecnología es que, a diferencia de otras modalidades de imagenología de la mama, puede lograr imágenes funcionales en tiempo real de alteraciones metabólicas, como los niveles de concentración y oxigenación de la hemoglobina.

“Se ha reportado que los pacientes que responden a la quimioterapia de la mama muestran una disminución den la concentración de hemoglobina y agua y un aumento en la concentración de lípidos en el sitio del cáncer”, explicó el Dr. Fantini. “Esto sugiere que la NIR puede ser valiosa no solo para diagnosticar el cáncer de mama sino en monitorizar la respuesta individual a las terapias sin requerir rayos-x repetidos. Por ejemplo, puede ayudar a determinar si una paciente está respondiendo a la quimioterapia neoadyuvante administrada para encoger un tumor antes de la cirugía”.

La mamografía óptica además es más cómoda que los mamogramas estándar. Las mamas de la paciente son comprimidas ligeramente entre dos paneles planos de vidrio y luego iluminados por la luz NIR. Un programa especializado de software muestra imágenes en tiempo real de los mamas cuando el sistema óptico explora atrás y adelante. Un detector de luz dentro del sistema muestra la intensidad del rayo NIR cuando es transmitida a través de la mama.

Usando un algoritmo basado en los datos ópticos, la tecnología genera imágenes de la mama utilizando la intensidad de la luz transmitida. Las imágenes son desplegadas automáticamente y pueden ser leídas poco después del procedimiento, como es el caso de los mamogramas de rayos-x. La tecnología puede adaptarse en dispositivos, manuales, compactos, portátiles.

En colaboración con Roger Graham, MD, director del Centro de Salud del Seno del Centro Médico Tufts, y Marc Homer, MD, jefe de mamografía del Centro Médico Tufts, el Dr. Fantini y colegas realizaron evaluaciones de prueba de concepto para ver si su procedimiento puede validar los datos obtenidos con rayos-x en dos pacientes que tenían lesiones sospechosas en una de sus mamas.

La imagenología óptica fue efectiva en permitirles a los investigadores identificar el tejido canceroso. “Los resultados fueron compatibles con lo que encontramos en la mamografía de rayos-x”, declaró el Dr. Grahamd. “Además fue indoloro para la paciente y eliminó la exposición a la radiación”.

El estudio patrocinado por NIH examinará mujeres con cáncer de mama, mujeres sanas, y mujeres con lesiones benignas de la mama en un esfuerzo por investigar la efectividad de la mamografía óptica para identificar el cáncer de mama entre tumores malignos y benignos. El estudio también evalúa las pacientes con cáncer de mama que se están sometiendo a quimioterapia para aclarar la capacidad e la mamografía óptica para determinar la respuesta de la paciente en el inicio del tratamiento terapéutico.

Enlace relacionado:
Tufts University Medical Center

Fuente: Medical Imaging