Publicidad

miércoles, 19 de septiembre de 2012

El Consejo de Seguridad Nuclear medirá en España la radiación a los pacientes

España, con años de retraso respecto a otros países europeos, comenzó a medir la radiación que reciben sus ciudadanos en los hospitales como consecuencia de radiografías, escáneres o exploraciones de medicina nuclear. El pleno del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) aprobó hace en junio de 2011 el comienzo de los estudios, según anunció Juan Carlos Lentijo, director técnico de Protección Radiológica del organismo. Esta dosis preocupa a las autoridades y a las sociedades científicas. "La humanidad tenía miedo de que los ensayos nucleares en la atmósfera pusieran en peligro a las personas. Ahora estamos inquietos con la exposición médica", alertó el presidente del Comité Científico de Naciones Unidas sobre los Efectos de la Radiación Atómica, el alemán Wolfgang Weiss, en un curso sobre protección radiológica y salud organizado por el CSN en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, en Santander.
Una prueba de TC de Abdomen equivale a 500 radiografías de tórax.
Actualmente, según detalló Weiss, el 80% de la radiación que recibe una persona procede de fuentes naturales, como los rayos cósmicos o el gas radón del subsuelo. Prácticamente el 20% restante proviene de pruebas médicas. Sólo un 0,2% estaría relacionado con las partículas radiactivas liberadas por bombas atómicas y un 0,1% con Chernóbil. Un ínfimo 0,01% sale de las centrales nucleares en activo. "El 98% de las fuentes de radiación humanas procede del campo médico", alertó Weiss.
"Estamos inquietos con la exposición médica", dice un experto de la ONU. Estas técnicas médicas ofrecen beneficios a los pacientes, pero los expertos alertan de un abuso en su aplicación. "Hay un escaso conocimiento acerca de los riesgos de la radiación entre los profesionales sanitarios", resumía el lunes Luis Donoso Bach, de la Sociedad Europea de Radiología. "Y no hay datos de dosis efectiva médica per cápita de España", lamentó.
El ex presidente de la Sociedad Española de Radiología Médica, Eduardo Fraile, puso cifras sobre la mesa. En seis hospitales de Madrid, que atienden a 1,1 millones de personas, se hicieron en 2010 48.000 tomografías axiales computerizadas (TAC), una técnica de rayos X que permite ver el cuerpo humano en rodajas y es muy valiosa para diagnosticar cánceres. No obstante, una de estas pruebas en el abdomen equivale a recibir de golpe la radiación de 500 radiografías de tórax. Y cada año el número de TAC realizados aumenta un 10%. "El 30% de estas pruebas no sirve absolutamente para nada", denunció Fraile. El real decreto 815/2001 prohíbe exponer a un paciente a radiación sin tener una justificación, pero en España es una práctica habitual. "La proporción de estudios que se están haciendo está desmadrada", resumió Fraile.
En la actualidad, se acepta que el 5% de la población expuesta a una dosis de 1 sievert durante su vida desarrollará un cáncer. En niños, adolescentes y embarazadas el riesgo es mucho más alto. En Reino Unido, Holanda y Suecia, donde sí se han hecho estudios como el que ahora comienza en España, la dosis efectiva médica per cápita oscila entre 0,4 y 0,75 milésimas de sievert al año. Es una dosis baja, comparada con Luxemburgo, Bélgica y Alemania, donde los ciudadanos reciben de media unos 2 milisieverts al año en los hospitales. La dosis española se conocerá alrededor de 2014, según Lentijo, cuando concluya el estudio del CSN, en colaboración con la Universidad de Málaga y el Ministerio de Sanidad.
A juicio de la directora general de Salud Pública, Carmen Amela, "la crisis puede ser una oportunidad" para racionalizar el uso de radiaciones ionizantes en medicina, ya que también suponen un derroche económico.
Fuente: Diversos Medios en España.
En mi opinión, el asunto es complejo y no tiene una solución totalmente clara para encaminar las ideas sobre la medición de la radiación, la reducción de pruebas radiológicas y la propia buena práctica en Radioprotección. Deben intervenirse en tres grupos, de forma interprofesional y bajo el mismo paragüas del consenso de las Administraciones. Y, fíjate, amigo Técnico Radiólogo (abreviado es TR), que este asunto afecta en todo el mundo. Comentarios que me mandan colegas de España, Alemania e Hispanoamérica reflejan la sensibilidad que existe sobre la Radioprotección y la cantidad de pruebas en los pacientes.
El análisis es el siguiente, y para esto debes seguir lenta pero sólidamente algunos términos que voy a usar:
- Pertinencia de las Pruebas. En los Servicios de Diagnóstico por Imagen se han instalado más aparatos, con más modernidad - tecnología de digitalización - e incluso mejorado los sistemas de autorregulación de emisión de Radiaciones en los propios aparatos. Hay más profesionales, pero las listas de espera no se reducen... ¿Qué está pasando? Un error que detecto es que los TR 'deciden' a veces no hacer parte de las pruebas que los Facultativos demandan, con la idea de que "esto no va a servir". Cierto es que la experiencia es un grado, pero la Competencia está designada en los escalones del entorno Profesional: El médico debe haber valorado la solicitud y sus efectos. Y por otro lado, son los propios Radiólogos los que, a modo de consultor interdisciplinar, son los que rechazan pruebas por no ser incumbentes al proceso diagnóstico. Solución a las ideas de este párrafo: Mayor formación y actualización de los Médicos Peticionarios. Y en este sentido, un TR puede 'atreverse' a decirle a un Médico que puede que exista otra forma de diagnosticar, argumentando - claro está - si hay métodos que puedan demostrar nuestra idea. Por ejemplo: busca en internet el método del Tobillo de Otawa, y verás que la exploración clínica correcta de un tobillo puede evitar hacer pruebas innecesarias. A esto, por ejemplo, se refería el ex presidente de la SERAM, Eduardo Fraile, en el texto de la noticia. 
- Medición de la Radiación. Esto sólo se podrá conseguir si las Administraciones y Organismos elevan el nivel de competencia y autorregulación del ejercicio profesional de los Técnicos Radiólogos. Y por ejemplo, la identificación como Colegiado en el registro de la prueba podría ser la 'firma' del Profesional que testifica quien ha hecho la prueba, en qué condiciones, y cuanta radiación ha aportado.  Y esto ya se está haciendo en varios puntos que conozco en España, gracias también a la tecnología de los aparatos y de los programas informáticos que permiten la identificación de la prueba para alojar las imágenes y datos en un Sistema PACS.


- Medicina Defensiva. Los errores por Diagnósticos han condicionado al Médico a evocar la Medicina Defensiva como método de 'respuesta' ante la creciente posición de protesta del paciente. Por eso, los Médicos piden más pruebas, para demostrar que no hay nada patológico o sospechoso, y así tener una argumentación preparada por si el paciente le demanda. Esto es un grave problema que está atorando la cantidad de pruebas en los Sistemas de Salud
Por lo tanto, ya tienes en este pensamiento que te traslado, dos ideas para que los TR sean útiles y responsables en el objetivo del titula y contenido de la Noticia que estás acabando de leer...