Publicidad

viernes, 15 de abril de 2011

La mitad de los españoles cree que el problema de las listas de espera en el SNS está igual que el año anterior

Barómetro Sanitario 2010. El Sistema Nacional de Salud (SNS) mejora su valoración, con un 6'76 sobre 10.

De acuerdo con los datos del último Barómetro Sanitario elaborado por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), el 73,9 por ciento de los ciudadanos españoles (en torno a tres de cada cuatro de los 7.800 encuestados) se manifiesta satisfecho ante el funcionamiento del Sistema Nacional de Salud (SNS), aunque las listas de espera siguen siendo el aspecto más negativo del sistema.


Descarga el Barómetro Sanitario 2010


Las listas de espera siguen siendo el "principal motivo de preocupación" del Sistema Nacional de Salud (SNS) para los ciudadanos, como demuestra el que hasta un 49,7 por ciento de los españoles considera que la situación no ha cambiado en el último año, y un 11,7 por ciento cree incluso que ha empeorado.
   Así lo aseguró este jueves 14 de abril la ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad, Leire Pajín, durante la presentación del Barómetro Sanitario de 2010, para el que se han realizado 7.600 entrevistas.
   De hecho, entre los aspectos "mejorables" del sistema los ciudadanos destacan primero aquellos que tienen que ver con algún tipo de demora asistencial.
   Así, los ciudadanos califican con un suspenso al tiempo que los médicos especialistas tardan en ver a los pacientes desde que se pide una cita (4,89 sobre 10), al retraso en la entrega de los resultados de las pruebas diagnósticas (4,87), y al tiempo de demora para el ingreso no urgente en el hospital (4,74).
   El barómetro muestra además que hasta uno de cada tres encuestados (33,5%) considera que su comunidad autónoma no está realizando acciones para mejorar sus listas de espera, frente al 36,9 por ciento que sí ve políticas "para arreglar la situación" o el 29,3 por ciento que lo desconoce.
   Según Pajín, "hay muchas comunidades que están tomando medidas y, gracias a ello, han recortado el tiempo de espera para determinadas intervenciones".
   Además, ha recordado que su departamento también está trabajando con los gobiernos autonómicos para tratar de mejorar la situación mediante la fijación de un tiempo máximo de espera para cada intervención, como anunció hace un año su antecesora en el cargo Trinidad Jiménez, si bien no ha precisado cuándo se pondrá en marcha esta medida.
   De hecho, entre los aspectos "mejorables" para los ciudadanos son el tiempo que los médicos especialistas tardan en ver a los pacientes desde que se pide una cita (4,89 sobre 10), el retraso en la entrega de los resultados de las pruebas diagnósticas (4,87) y el tiempo de demora para el ingreso no urgente en el hospital (4,74).
EL SNS MEJORA SU NOTA Y ROZA EL NOTABLE
   Por otro lado, y en términos generales, la valoración positiva del SNS sigue creciendo ya que, según los datos del Barómetro, los ciudadanos dan una puntuación de 6,57 sobre 10, frente al 6,14 que obtuvo en 2005.
   Además, la encuesta revela que el 74 por ciento de los ciudadanos considera que funciona bien o bastante bien aunque necesite algunos cambios, mientras que sólo un 3,5 por ciento cree que debería rehacerse por completo el sistema.
   El respaldo a la sanidad pública lo muestra también el hecho de que la mayoría de los ciudadanos y ciudadanas la prefieren en lugar de acudir al ámbito privado, sobre todo para consultas de Atención Primaria (63,86% frente a 29,75%), hospitalizaciones (58,79% frente a 33,73%), y Urgencias (59,60% frente a 32,99%).
   En el caso de las consultas con médicos especialistas, sin embargo, los ciudadanos están más divididos, ya que aunque un 47,97 por ciento prefiere la sanidad pública, el 42,94 por ciento reconoce que iría a la privada.

 LA SANIDAD PRIVADA ES MÁS RÁPIDA

   Los principales motivos que dan los ciudadanos que prefieren la sanidad privada es la rapidez de su atención y la comodidad de sus instalaciones.
   En cambio, aquellos que prefieren la red pública de servicios sanitarios alegan los medios y la tecnología de los centros, la capacitación de los profesionales sanitarios y la información que reciben sobre sus problemas de salud.
   Además, las personas encuestadas tienen una buena valoración del trabajo de los profesionales sanitarios. En concreto, el 84,3 por ciento confía en la labor de las personas que ejercen la Medicina; el 83,4 por ciento también manifiesta confianza en la labor del personal de Enfermería y el 78,2 por ciento en el resto de personal sanitario.
   Pese a estos datos la ministra Pajín ha reconocido que hay que "seguir trabajando para mejorar la eficiencia", descartando que para ello haya que hacer recortes como se está haciendo en Cataluña. "Ahorro y eficiencia frente a recortes", ha insistido.
   En el caso de Cataluña, ha recordado la ministra, se ha pedido un informe a la Consellería de Sanidad para conocer el impacto de las medidas que se están llevando a cabo, si bien reconoce que "apuesta por mantener prestaciones y no dar pasos atrás".

Sistema público frente al privado

Según se recoge en el barómetro, la mayor parte de los ciudadanos es partidario del uso del sistema sanitario público frente al privado. Esta afirmación la avalan datos como que el 63,86 por ciento prefiere la sanidad pública en Atención Primaria frente al 29,75 por ciento que preferiría privada. En Especializada, cerca del 50 por ciento de los encuestados se decanta por la sanidad pública y en urgencias y hospitalización, este porcentaje asciende a cerca de un 60.

Tecnología y calidad profesional

Los aspectos más valorados por los españoles fueron los medios y tecnología de los centros, la calidad de los profesionales sanitarios y la información que reciben sobre sus problemas de salud. "Me es grato constatar que la ciudadanía valora muy positivamente a los profesionales del SNS. Cerca del 90 por ciento indicó confiar en los médicos y enfermeros, y un 78,2 por ciento calificó positivamente también, al resto del personal sanitario", comentó la ministra a este respecto. Los encuestados también manifiestan en su mayoría que "la sanidad pública es igualitaria y equitativa en sus prestaciones por razón de edad, sexo y estatus social".




Fuentes: Acta Sanitaria y Europa Press