Publicidad

viernes, 3 de septiembre de 2010

El Hospital de la Ribera demuestra la eficacia de la prueba sistemática de la Resonancia Magnética en el diagnóstico del cáncer de mama.

Este artículo, publicado en Noticias Médicas, me parece importante destacarlo y presentarlo en toda su extensión. Se trata de una Recomendación dirigida, focalizada y demostrada no sólo a los Profesionales del Diagnóstico y Terapia sino al propio Sistema Sanitario: Sistematizar con las pruebas de Resonancia al estudio de Diagnóstico y seguimiento del Ca de Mama.
Que esta propuesta tenga repercusiones que siguan esta recomendación tendrá diferentes efectos en la Profesión, y por ende en los Servicios y Unidades de Imagen para Diagnóstico de todo el mundo.
  • Un estudio demuestra que la inclusión de esta prueba ha permitido ajustar correctamente el tratamiento en 1 de cada 5 mujeres afectadas  
  • Este trabajo de investigación, que ha estudiado a 465 pacientes del centro alcireño, ha obtenido varios premios nacionales e internacionales
  • El gerente del Departamento ha destacado que este estudio evidencia que el Hospital de Alzira es centro de referencia oncológico
Este estudio, realizado por profesionales del la Unidad de Mama del Hospital de La Ribera, encabezados por la jefa de Radiología del centro, Dra. Julia Camps, ha obtenido varios premios nacionales e internacionales como los recibidos en el Congreso Europeo de la Imagen Oncológica y en el Congreso Español del GEICAM (Grupo Español de Investigación en Cáncer de Mama). Asimismo, este estudio ha sido publicado en la Revista Española de Senología y Patología Mamaria, obteniendo el premio a la mejor publicación del año.

El trabajo presentado por el conseller constata que con la resonancia magnética “se ajusta correctamente la actitud terapéutica inicial a las necesidades concretas de cada paciente, es decir, el tratamiento que se había decidido seguir en base a los resultados de la ecografía y la mamografía, en 1 de cada 5 mujeres” (el 21% de los casos).
En este sentido, el Hospital Universitario de La Ribera es uno de los hospitales pioneros en España en utilizar de forma sistemática la resonancia magnética con el fin de determinar las características de los tumores de mama (su localización y extensión) y así decidir el mejor tratamiento a seguir.
Según ha destacado la Dra. Julia Camps, “una vez probado que una paciente padece un cáncer de mama, a través de los resultados obtenidos de la mamografía, la ecografía y las técnicas de biopsia, lo más importante es ver qué tamaño y extensión tiene el tumor; no representa lo mismo para el cirujano y el oncólogo que un cáncer mida 1 cm. y solo haya un foco, a que mida 3 cm. y haya más de un foco esparcidos por toda la mama o, incluso, la otra mama”.
En este sentido, “la resonancia magnética permite planificar mejor la cirugía, puesto que detecta mejor el tumor y la extensión, e incluso, detecta tumores que podrían pasar desapercibidos a la mamografía o la ecografía”, ha señalado la Dra. Camps.
El estudio que ha presentado el conseller Cervera se ha llevado a cabo en 465 pacientes del Hospital Universitario de La Ribera. En él se ha tenido en cuenta no solo el número de mujeres en las que se ha producido un cambio de tratamiento tras practicárseles una resonancia magnética, sino también resultados a largo plazo en el número de reintervenciones y de recidivas (reaparición de la enfermedad).

Así, de las mujeres estudiadas sólo se ha vuelto a intervenir, por bordes de la pieza extirpada afectos de tumor, a un 12% de las pacientes, cuando en el caso de mujeres no estudiadas con resonancia magnética este porcentaje se suele elevar a entre el 19% y el 25%.

Por lo que se refiere a recidivas, la tasa de recidivas locales (el tumor reaparece a los meses-años de haberse tratado a la paciente) ha sido del 1,8% cuando el porcentaje esperado (por el tiempo de estudio de estas mujeres, y teniendo en cuenta que cada año la probabilidad de que reaparezca el tumor aumenta en 0,5-1%), era del 3-4,2%. Asimismo, el porcentaje de cánceres contralaterales (en la otra mama) que han aparecido con el tiempo ha sido del 0,2% (1 paciente al cabo de los 5 años), gracias al diagnóstico precoz realizado con la resonancia magnética (el porcentaje de cánceres ocultos en la otra mama y que recidivan al cabo del tiempo es del 3-6% sin resonancia). Por todo ello, “se puede concluir que la resonancia magnética está influyendo favorablemente sobre la supervivencia de las mujeres”, ha afirmado la Dra. Camps.
Según el director gerente del Departamento de Salud de La Ribera, Manuel Marín, “este estudio evidencia que el Hospital de Alzira está en la vanguardia y es centro de referencia en diagnóstico y tratamiento oncológico”.
Una Unidad de Mama en la vanguardia española
En la presentación del estudio, Cervera ha destacado “la importante labor que la Unidad de Mama del Hospital Universitario de La Ribera está realizando en el tratamiento de las patologías de mama, incluido el cáncer”. En este sentido, el Conseller ha recordado que “esta Unidad se encuentra en la vanguardia española en materia de patología mamaria”.

La existencia de esta Unidad responde a la filosofía organizativa del Hospital, que descansa sobre equipos multidisciplinares. Así, la Unidad de Mama reúne a especialistas en Anatomía Patológica, Cirugía General, Cirugía Plástica, Radiología, Radioterapia, Oncología, Medicina Nuclear, y a profesionales de Enfermería. Todos ellos trabajan junto a los profesionales de Salud Pública y Atención Primaria, que desarrollan las técnicas de cribado (screening), esenciales para aumentar el número de diagnósticos precoces.
La Unidad de Mama del Hospital de La Ribera utiliza técnicas novedosas en España como el estudio del ganglio centinela, el método molecular OSNA (One Step Nucleic Acid Amplification), el diagnóstico y valoración de la micrometástasis por parte de anatomía patológica o la detección de lesiones no palpables mediante radioisótopos que se realiza con técnicas de medicina nuclear.

Del mismo modo, y en su apuesta por ofrecer el mejor tratamiento en cáncer de mama, el Hospital Universitario de La Ribera también lleva a cabo estudios que permiten conocer el perfil genético del cáncer de una paciente para averiguar qué tratamientos oncológicos son los más adecuados en cada caso. En este sentido, el hospital alcireño es pionero en España en la realización del test genético MLPA (Multiplex Ligation-Dependent Probe Amplification-Técnica de Hibridación, Ligación y Amplificación Múltiple) aplicado específicamente al tratamiento del cáncer de mama.

Según el director gerente del Departamento de Salud de La Ribera, Manuel Marín, “el Hospital Universitario de La Ribera se está consolidando como referente nacional en la lucha contra el cáncer, ya que ofrece un abordaje integral de todo tipo de tumor, desde su diagnóstico hasta su tratamiento, acortando los tiempos de respuesta y ofreciendo la máxima eficacia y calidad asistencial”.

Los cirujanos de la Unidad de Mama del Hospital Universitario de La Ribera visitan a una medida semanal de 170 pacientes y diagnostican y tratan unos 110-120 cánceres de mama anuales. Dadas las técnicas de diagnóstico empleadas, el 80% de estos cánceres se descubren en fases muy precoces lo que hace posible realizar tratamientos que permiten que la paciente conserve la mama.

Plan de Prevención del Cáncer de Mama de la Comunidad
El Programa de Prevención de Cáncer de Mama se puso en marcha en la Comunidad en 1.992, con el objetivo de obtener una disminución en la mortalidad por cáncer de mama en las mujeres sometidas a cribado. Este cribado se lleva a cabo mediante el acceso de las mujeres entre 45 y 69 años a examen de sus mamas (mamografía y exploración clínica selectiva) cada dos años y, en caso de que se sospeche un cáncer, con la confirmación diagnóstica y tratamiento en Atención Especializada.

El programa ha demostrado ser eficaz en su objetivo de disminución de la mortalidad, el aumento de la supervivencia y de la calidad de vida de las mujeres de la Comunidad, ya que si 1.996 la tasa de mortalidad se situaba en 23’7 por cada 100.000 mujeres, en 2007 descendió hasta alcanzar el 17’6 por cada 100.000 mujeres.