Publicidad

martes, 23 de abril de 2013

La habilidad para aprender se hereda.


Una variación genética heredada podría proporcionar a algunos individuos ventajas en las tareas de aprendizaje que requieren rapidez y flexibilidad en la toma de decisiones, según un estudio del Instituto Max Planck del Desarrollo y la Neurocognición de la Toma de Decisiones en Humanos de Berlín (Alemania).


Los científicos, dirigidos por Lea Krugel, evaluaron esta hipótesis al desafiar a 26 adultos jóvenes con pruebas de toma de decisiones en las que existían recompensas económicas.
Los investigadores informan que los individuos con la variación genética conocida como 'Val' eran más flexibles en la toma de decisiones y aprendían con más rapidez de sus errores que aquellos con una versión alternativa de la enzima conocida como 'Met'.
Los autores sugieren que los individuos con el polimorfismo 'Val' realizaban mejores decisiones cuando calculaban las posibles recompensas y funcionaban mejor en los ejercicios que sus congéneres.
Aumento de la actividad cerebral.
Las imágenes de resonancia magnética funcional mostraban que esta ventaja en el aprendizaje se reflejaba en un aumento de la actividad cerebral en la corteza prefrontal de los individuos, una región que parece influida por el metabolismo de la dopamina.
Según concluyen los investigadores, estos resultados indican que la modulación de la dopamina probablemente juega un papel crítico en ayudar a las personas a sopesar el pasado en decisiones que afectan al futuro.
Los resultados del estudio se publican en la edición digital de la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences' (PNAS).
Estudios anteriores han mostrado que la modulación de los niveles de la dopamina en el cerebro humano facilita o dificulta el aprendizaje y que una enzima neurotransmisora llamada COMT influye en la toma de decisiones.
Fuentes: Periodista Digital y Europa Press.