Publicidad

miércoles, 30 de septiembre de 2009

La neuroimagen avanza en la diferenciación de demencias

Los avances en neuroimagen estructural están permitiendo incrementar el uso de estas técnicas en la detección precoz y diagnóstico de demencias. Aunque la PET sigue siendo la técnica más utilizada, la RM y, en especial, la combinación de ambas, avanzan con fuerza.


Las pruebas de imagen clásicas han mostrado gran capacidad para detectar las lesiones cerebrales expansivas o de otro tipo que pudieran manifestarse, como una demencia, pero su utilidad en el diagnóstico de las demencias neurodegenerativas era escasa.
Sin embargo, los avances en neuroimagen estructural y funcional han supuesto una revolución en este campo, sobre todo al mejorar la sensibilidad diagnóstica, establecer marcadores de pronóstico, objetivar los defectos funcionales para una mejor correlación con la clínica y abordar la detección de la patología molecular. Según José Miguel Láinez, jefe del Servicio de Neurología del Hospital Clínico Universitario de Valencia, uno de los grandes retos de la neuroimagen es "mejorar la capacidad para diferenciar el patrón patológico de la demencia y un envejecimiento normal", aunque los progresos ya son significativos y,"utilizando todas las técnicas en conjunto nos vamos acercando globalmente a ese resultado".

Lo que no es normal
En neuroimagen estructural "se ha avanzado en una mejor delimitación de las áreas o patrones que separan la normalidad de la demencia, sobre todo con técnicas de morfometria del lóbulo temporal", ha señalado Láinez, coordinador de un taller sobre el tema en la NEO'09-Bienal Multidisciplinar en Neurociencia, celebrada en Valencia con el aval de las sociedades de geriatría y gerontología, psiquiatría, psiquiatría biológica y neurologíay el patrocinio de Janssen-Cilag. Además, la morfometría ha permido identificar otras áreas de interés e incluso mediciones globales de volumen cerebral.
Respecto a la neuroimagen funcional, "la resonancia magnética (RM) se ha incorporado como un arma fundamental por su mayor accesibilidad, en comparación con la tomografía por emisión de positrones (PET), y la estandarización de los paradigmas de estimulación ha permitido que sea otra técnica más que permite separar los pacientes de Alzheimer o con demencia de los individuos normales", aunque todavía la PET sigue siendo la referencia en los estudios metabólicos del cerebro. En esta técnica, la incorporación de isótopos específicos que permiten conocer la cantidad de proteína amiloide -ligada a la enfermedad de Alzheimer- que tiene un cerebro, se ha convertido en otra de las técnicas de gran ayuda en el diagnóstico.
Futuro
Según Láinez, "el futuro pasa por el diagnóstico precoz, sobre todo basado en la capacidad de diferenciar el deterioro cognitivo leve que evolucionará a enfermedad de Alzheimer del que no". Para ello, es necesario "continuar el perfeccionamiento de las técnicas morfométricas y de resonacia funcional", sin olvidar un recurso que siempre ha demostrado su utilidad: la combinación.

En este caso, "la fusión de PET con RM ya está mostrando resultados interesantes, aunque todavía precisamos de un mejor acoplamiento entre las dos técnicas". La incorporación en PET de nuevos isótopos fluorados es otro de los caminos de futuro.La resonancia magnética se ha incorporado como un arma fundamental por su mayor accesibilidad en comparación con la PET

Información prodecente de Diario Medico