Publicidad

sábado, 4 de abril de 2015

Mamografia digital con realce de contraste (CESM)

La imagen de la derecha es la combinada tras el contraste
No es la primera vez que en este blog citamos la técnica CESM: mamografia digital con realce de contraste (CESM, Contrast Enhanced Spectral Mammography). En diciembre 2012, ya conocimos que el Hospital Príncipe de Asturias (Alcalá de Henares, Madrid) instaló un equipo para obtener la Mamografía Espectral con Realce de Contraste.

El Hospital sevillano de Valme recibió en enero de 2014 un doble reconocimiento científico por la aplicación de esta novedosa técnica de diagnóstico por imagen para detectar cáncer de mama, cuya elevada resolución para la detección de lesiones potencialmente malignas, junto a la valoración de la extensión de las mismas, permite que esta técnica complemente las prestaciones de la mamografía convencional.


El esfuerzo realizado por los profesionales de la Unidad de Gestión Clínica de Diagnóstico por Imagen de este hospital sevillano para implantar dicha herramienta, dirigida al diagnóstico de una enfermedad catalogada como la primera causa de muerte por cáncer en el sexo femenino, ha obtenido un premio en el XV Congreso de la Asociación de Radiólogos del Sur. Un foro en el cual los profesionales presentaron los primeros resultados obtenidos tras la aplicación de la prueba y comprobar su utilidad frente a las técnicas establecidas de forma estándar

Ambos trabajos científicos, coordinados por el especialista Fausto Rubio, se centran en la comparación de las técnicas diagnósticas para esta patología en cerca de un centenar de mujeres con sospecha de cáncer de mama. Los resultados confirman una mayor sensibilidad de la mamografía con realce de contraste que la mamografía convencional y similar a la resonancia magnética.

Cómo es la Técnica
Secuencia de la obtención de la CESM
La técnica consiste en la administración de contraste iodado por vía intravenosa al objeto de que permanezca en la zona donde ha aumentado la vascularización como producto del tumor (neoangiogénesis). En cada compresión de la mama se obtienen dos imágenes: una de baja y otra de alta energía. La de baja energía muestra una mamografía digital directa convencional, similar a las actuales. La segunda, que no es útil para diagnóstico directo, se combina con la primera y muestra una imagen 'recombinada' en la cual sólo son visibles las áreas de realce donde hay angiogénesis tumoral; es decir, resalta sólo el tumor. De esta forma se obtienen los datos funcionales de áreas hipervascularizadas, que podrían asociarse a lesiones tumorales.


El resultado es una imagen similar a la mamografía clásica y otra llamada "recombinada" que muestra las áreas de captación de contraste resaltadas. Para presentar la imagen recombinada se utiliza un algoritmo desarrollado por la empresa de tecnología médica GE Healthcare. Para obtener las imágenes CESM se realizan las mismas proyecciones que en mamografía convencional, existiendo por tanto una correlación sencilla y exacta entre ambos estudios, lo que facilita la lectura por parte de los radiólogos, cirujanos y oncólogos.

Además permite medir la extensión de la lesión con vistas a la planificación de la cirugía y del tratamiento. La técnica puede ser realizada por el mismo equipo profesional utilizando el equipo de mamografía digital. La realización del examen conlleva entre 5 y 10 minutos (en un equipo de resonancia magnética el estudio se prolonga hasta los 40 minutos) y el coste es realmente muy inferior. La dosis de radiación recibida por la paciente solo supone 1,2 veces la dosis recibida en una mamografía digital estándar.

Diagnóstico más preciso para planificar el tratamiento
SenoBright hace posible que el sistema de mamografía digital detecte un tipo completamente nuevo de información funcional basado en la hipervascularización de lesiones tumorales malignas, que hasta ahora sólo permitía la resonancia magnética para facilitar y agilizar su diagnóstico. Mientras que con la mamografía clásica solo se puede observar la morfología del tejido mamario, con esta tecnología los médicos pueden localizar la proliferación de pequeños vasos sanguíneos anómalos (angiogénesis) que están asociados al desarrollo de tumores cancerígenos.

Cuando se utiliza esta tecnología y se detecta una lesión sospechosa de malignidad, en la imagen obtenida se realzan las zonas tumorales, permitiendo valorar su forma, localización, contorno, número y tamaño. Al día siguiente (o incluso el mismo día y en la misma sala si el estudio de coagulación es normal) se realiza una biopsia con aguja gruesa de la lesión captante de contraste, que permite acortar notablemente el plazo de diagnóstico de las lesiones, junto con su correspondiente estudio inmunohistoquímico para estudio de receptores hormonales del cáncer.

Beneficios de la técnica
Este centro hospitalario sevillano inició la aplicación de esta técnica a finales de enero de 2014 tras la aprobación del Comité de Ética. Hasta el mes de junio realizó un total de 63 estudios mamográficos con contraste iodado. En el 79% de los casos, la causa principal para incluir a las mujeres en la realización de la prueba fue la sospecha clínica o hallazgos en pruebas de imagen. En un 12%, correspondió a la detección de hallazgos no concluyentes en mamografía convencional o ecografías en mujeres asintomáticas. En un menor porcentaje, se incluyó también en la prueba a mujeres con recidiva tumoral o con mamas densas y riesgo familiar de cáncer de mama.

La novedad de la herramienta propuesta para el diagnóstico por imagen del cáncer de mama junto al estudio comparativo con otras técnicas y la opinión de las afectadas al respecto ha contribuido, según el director de la unidad clínica responsable, Rafael Aznar, "a obtener el primer premio entre más de 600 comunicaciones presentadas a nivel internacional y en un evento científico con 1.200 especialistas participantes".

Indicaciones de la Mamografía Digital con Realce de Contraste
La mamografía digital con contraste está indicada para el estudio de cánceres diagnosticados o con sospecha, para la valoración de nódulos cuya sospecha diagnóstica no está despejada mediante la mamografía convencional y la ecografía, y además para el estudio de mamas densas cuyos tumores no se palpan y pueden estar ocultos. Su aplicación no sólo permite diagnosticar tumores malignos, sino que aporta una completa información clínica: tamaño del tumor, morfología y presencia de múltiples focos en la mama afectada o en la otra. También se ha mostrado útil en la diferenciación entre cicatriz y recidiva tumoral en mujeres intervenidas de lesiones malignas con cirugía conservadora.

Fuentes Diversas (Agencias y webs oficiales Salud Andalucía)