Publicidad

lunes, 24 de junio de 2013

Nueva técnica en Resonancia Magnética para detectar lesiones en la mielina

Imagen con MRI basado en la frecuencia. Las áreas circundadas muestran las lesiones: cicatrices en la mielina.
Investigadores de la Universidad de British Columbia han desarrollado una nueva técnica de imagen por Resonancia Magnética (MRI) que detecta los signos de la esclerosis múltiple en un detalle más fino que nunca antes, proporcionando una herramienta más poderosa para la evaluación de nuevos tratamientos.
La técnica analiza la frecuencia de las ondas electromagnéticas recogidas por un escáner de resonancia magnética, en lugar del tamaño de las ondas. Aunque el análisis del número de ondas por segundo se ha considerado durante mucho tiempo como una forma más sensible de detectar cambios en la estructura del tejido, las matemáticas necesarias para crear imágenes utilizables se habían mostrado desalentadoras.

La esclerosis múltiple se produce cuando las células inmunes de una persona atacan el aislamiento de protección, conocido como mielina, que rodea las fibras nerviosas. El desglose de la mielina impide que las señales eléctricas sean transmitidas entre las neuronas, lo que lleva a una serie de síntomas, como entumecimiento o debilidad, pérdida de la visión, temblores, mareos y fatiga.

Alexander Rauscher, profesor asistente de radiología, y Vanessa Wiggerman del Centro de Investigación MRI UBC, analizaron la frecuencia de imágenes de resonancia magnética. Con el Dr. Anthony Traboulsee, profesor asociado de neurología y director del Hospital de UBC MS Clinic, aplicaron su método a 20 pacientes con esclerosis múltiple, que se han escaneado una vez al mes durante seis meses, utilizando tanto la RM convencional como el nuevo método basado en la frecuencia.

Una vez que en la resonancia magnética convencional aparecían cicatrices en la mielina, conocidas como lesiones, Rauscher y sus colegas volvieron a las imágenes anteriores basadas en la frecuencia de los pacientes. Buscando en las áreas precisas de las lesiones, se encontraron con cambios de frecuencia (indicando daño en el tejido) al menos dos meses antes de que cualquier signo de daño apareciera en las imágenes convencionales. Los resultados fueron publicados en la revista Neurology.

Según dijo el Dr. Rauscher:
"Esta técnica descubre diferencias sutiles en el desarrollo de las lesiones de la esclerosis múltiple en el tiempo".
"Debido a que esta técnica es más sensible a estos cambios, los investigadores podrían utilizar estudios mucho más pequeños para determinar si un tratamiento, como un nuevo fármaco, está ralentizando o incluso deteniendo la descomposición de la mielina."

Fuente: ScienceNewsline