Publicidad

jueves, 20 de septiembre de 2012

IDI adquiere aparatos de radiodiagnóstico de última generación en cuatro hospitales catalanes


A pesar del anuncio en junio de 2011 de Eresa como interesada en adquirir al IDI (Instituto de Diagnóstico por la Imagen), empresa pública con gestión privada en la Sanidad Catalana, este mes de septiembre ha comenzado un proceso de renovación de los equipamientos avanzados de diagnóstico por la imagen del Hospital Universitario Dr. Josep Trueta. El cambio de estos equipos de alta tecnología se alargará hasta noviembre y se concretarán con la renovación de dos equipos de Tomografía omputaritzada (TC) y un equipo de Resonancia Magnética (RM). El coste de la renovación es de tres millones de euros.

Asímismo, esta maniobra de anuncio del IDI puede ser la antesala de una venta en porcentaje a un consorcio privado. Es bueno saberlo, sobre todo por los colegas que ejercen en Cataluña contratados por el IDI.



En total, en los últimos dos años, el IDI ha realizado una inversión de más de nueve millones y medio de euros en la instalación de nuevos aparatos de última generación en los hospitales Germans Trias, Valle de Hebrón, Arnau de Vilanova , Juan XXIII de Tarragona y Dr. Josep Trueta de Girona.

El PET-TC del Vall de Hebron
El nuevo equipamiento del Hospital Universitario Vall de Hebron, una PET-TC, incorpora los avances tecnológicos más avanzados en imagen molecular. Esta PET-TC, que tiene un coste de 1, 9 millones de euros más las obras de instalación, mejora las prestaciones de los equipamientos en radiodiagnóstico existentes en Cataluña. La PET-TC se centrará en pruebas de diagnóstico y seguimiento del cáncer, pero también se empleará en el abordaje de enfermedades neurológicas y afecciones cardiovasculares. Está previsto que asumirá entre 4.000 y 5.000 pruebas al año, dependiendo de su complejidad.

Se trata de un aparato de gran precisión que proporciona información metabólica y anatómica conjunta, ya que presenta en una imagen combinada la información procedente de la tomografía por emisión de positrones (PET) con la de tomografía radiológica (TC) de alta resolución. Por lo tanto, el resultado espacial y de contraste permite obtener unas imágenes que traducen con máxima fidelidad los procesos biológicos que se desarrollan en el interior del organismo.

Equipamiento en otros hospitales
Los aparatos que se instalan en los hospitales universitarios Arnau de Vilanova y Juan XXIII también suponen un salto cualitativo para los estudios de imagen diagnóstica en ambos territorios. Este equipo híbrido, una gammacámara de doble cabezal de ángulo variable combinada con una tomografía radiológica (TC), permite la fusión de la imagen gammagráfica con la radiológica ofreciendo así una imagen más precisa y mejorando la exactitud diagnóstica de la técnica. El aparato, con un coste de medio millón de euros, realizará unas 4.500 pruebas al año para el diagnóstico de patología cardiovascular, endocrinológica, aparato nefrourológico, oncológica y la detección y localización del ganglio centinela en patología de mama y melanoma maligno.

Fuente: Acta Sanitaria