Publicidad

miércoles, 4 de enero de 2012

DO-RA: se podrá medir la radiación con el móvil

Un ingeniero de investigación ruso ha diseñado un medidor de radiación (dosímetro) que puede integrarse a teléfonos móviles o incluso descargarse como aplicación. La versión de prueba de la DO-RA (cuyo nombre proviene del acrónimo de ‘dosímetro-radiómetro’) ya está disponible en Android Market.

Tras el accidente en la central de Fukushima, pidieron a Vladimir Yelin, titular de la compañía Smart Logistic Group, que escribiese un artículo de opinión sobre el incidente. Fue entonces cuando se le ocurrió la posibilidad de crear este dispositivo.

La aplicación móvil DO-RA puede funcionar de cuatro formas distintas. Como radiómetro  muestra un mapa de radiación de un área en particular, en la pantalla de un teléfono móvil. Cuenta con tres niveles de alerta: normal (verde), alto riesgo (amarillo) y una advertencia de evacuación urgente (rojo). La aplicación se puede superponer a un mapa de escala mundial descargable sobre la pantalla y los usuarios pueden agregar sus datos de los sistemas GPS o Glonass. En segundo lugar, la función de dosímetro indica el nivel de radiación absorbido por el usuario. Además, en caso de exposición a una dosis crítica, DO-RA advierte al usuario con señales sonoras y visuales. Por último, hay otro modo que permite brindar información relevante respecto a los riesgos potenciales a los que se exponen diferentes órganos del cuerpo asociados a los niveles de radiación absorbidos. Los usuarios o los médicos pueden acceder a dicha información desde cualquier parte del mundo.

El proceso de creación del dispositivo no fue sencillo. “En un primer momento, resultó difícil reunir a un equipo de desarrolladores; nos llevó al menos dos meses encontrarlos. Me topé con un equipo que valía la pena de pura suerte”, recuerda Yelin.

Otro de los problemas fue conseguir financiación. “Muy pocos bancos rusos están dispuestos a conceder préstamos a este tipo de proyectos. Los fondos de riesgo especializados en la financiación de nuevos proyectos acaban de ingresar en el enorme mercado ruso. A la mayoría no le gusta arriesgar su capital en invenciones”, afirma.

Yelin decidió probar suerte con el Centro de Innovación de Skólkovo, el tan discutido Silicon Valley ruso, que está en construcción. Utilizó la página de Skólkovo para elaborar un resumen y una hoja de ruta del proyecto, incluida una descripción detallada de los componentes de investigación y desarrollo y un plan de negocios. Yelin obtuvo la aprobación tras someterse a la evaluación de un panel de diez expertos del sector, que determinó que el proyecto cumplía con los requisitos. “Me he convertido en un participante del proceso de innovación ruso, con derecho a los exclusivos beneficios que otorga Skólkovo”, admite.

“Como residente de Skolkovo, OAO Intersoft Eurasia —la operadora del proyecto DO-RA— pagará sólo un impuesto sobre nóminas del 14%. Estaremos exentos de cualquier otro gravamen. Sólo se puede ser beneficiario de dichas exenciones si se realizan proyectos de I+D innovadores patentados, con la subsiguiente comercialización de la invención”.

En la actualidad, la empresa representante de DO-RA se encuentra en negociaciones con los fabricantes de teléfonos Sony Ericsson y Fujitsu. Según Yelin, el coste del dispositivo a integrar en el teléfono móvil será de 25-40 euros, aunque en caso de que se integre durante el proceso de producción en fábrica, podría reducirse a 7 euros (10 dólares).

Fuente: Rusiahoy.com