Publicidad

miércoles, 17 de agosto de 2011

Las técnicas de medicina nuclear permiten identificar mejor al paciente y mejorar su tratamiento


Cuatro de cada 10 pacientes de cáncer recibe un tratamiento inadecuado de quimioterapia. En muchas ocasiones, la elección de antineoplásicos se rige únicamente por un paciente típico, omitiendo así las características y las necesidades específicas individuales, por ello las técnicas de medicina nuclear mejorarán notablemente la situación del paciente, dado que permiten predecir los resultados exactos de diferentes tratamientos individualmente para cada paciente, según la Asociación Europea de Medicina Nuclear (EANM).

Este aparato permite obtener imágenes del paciente de tipo metabólico por lo que se puede observar de manera más precisa el tumor, su desarrollo y el funcionamiento de los tratamientos como la quimioterapia desde las primeras dosis.
Como explica el miembro del Consejo Directivo de la EANM, el profesor Arturo Chiti, "en la actualidad, la mayoría de anticancerosos únicamente son eficaces en subgrupos de pacientes. Pese a ello, las pruebas diagnósticas de medicina nuclear, como la tomografía por emisión de positrones (TEP) FDG/TAC, permiten prescribir tratamientos individualizados mejor adaptados al paciente y al respectivo tipo de tumor".
   La TEP FDG/TAC es una técnica de diagnóstico por imagen en la que se emplea una glucosa (fluorodesoxiglucosa, FDG) como radiofármaco marcador. Principalmente, se utiliza para visualizar tumores en el monitor del ordenador, siendo además idónea para mostrar la respuesta de células cancerosas a la administración de quimioterapia.
   En relación con el cáncer de mama Chiti afirma que, "si bien la quimioterapia proporciona resultados satisfactorios con mucha frecuencia, debemos admitir que, en conjunto, sólo la mitad de las pacientes con cáncer de mama se beneficia de ésta, mientras que las demás reaccionan mostrando farmacorresistencia natural o adquirida".
   Por su parte, el profesor considera que la TEP FDG/TAC puede utilizarse para reducir esta tasa de error, dado que su diagnóstico básico se aplica también a los antineoplásicos. Es igualmente improbable que las células cancerosas con baja captación de FDG respondan a los antineoplásicos, por lo que este tipo de tratamiento no beneficiará a estas pacientes.
"Identificar un tratamiento inefectivo en una fase temprana también puede ser útil en pacientes con cáncer de mama metastásico, que pueden beneficiarse así de múltiples tratamientos paliativos disponibles", concluye Chiti.

AVANCES EN LA INVESTIGACIÓN
La TEP FDG/TAC ha demostrado su utilidad para mejorar la planificación del tratamiento. Chiti afirma que "la técnica ofrece un potencial considerable para la caracterización de tumores, el agrupamiento de pacientes con características biológicas comunes y la evaluación temprana de la respuesta de tumores al tratamiento". Añade que, "junto a la FDG, se están investigando algunos radiofármacos que puedan observar la respuesta al tratamiento antes, durante o después de su aplicación".
   El desarrollo de estos agentes para imagen y la preparación de nuevos fármacos generan sinergias, las cuales aceleran ambos procesos y conducirán a una medicina personalizada en beneficio tanto del paciente como del sistema sanitario, concluye el profesor Chiti.

Fuente: Europa Press.

El sentido de esta información, mirando a la profesión de los Técnicos Radiólogos, estriba en que los tratamientos con radiofármacos deben 'individualizarse' más hacia cada caso, cada paciente. Esto significa que los TR pueden incorporarse a tomar Decisiones, cuando haya que desarrollar cálculos de la gestión del Agente Farmacológico.