Publicidad

sábado, 9 de abril de 2011

Una sentencia obliga a retirar a trece enfermeros por carecer de formación en Rayos

El Hospital General de Alicante se verá obligado a reestructurar sus servicios de radiodiagnóstico después de que una sentencia del juzgado de lo Contencioso-administrativo número 10 de Valencia le haya condenado a que 13 enfermeros dejen de realizar procedimientos radiodiagnósticos por "carecer de la cualificación" necesaria. 

La resolución da la razón al sindicato de Técnicos Superiores Sanitarios, Fesitess, quien denunció que estos enfermeros estaban realizando técnicas de radiodiagnóstico, "pese a que desde 1989 la ley exige que estas funciones sean desarrolladas por personal con el título de Técnico Superior en Imagen para el Diagnóstico", señala María Eusebia Parra, delegada provincial de Fesitess. 





Ésta no es la primera vez que el sindicato acude a los tribunales por este tema. "En agosto de 2002, el Servicio de Gestión y Régimen Jurídico de Personal de la Conselleria de Sanidad ya nos dio la razón". No obstante, durante estos nueve años, la dirección del centro "ha incumplido de forma ostentosa esta resolución, aun viniendo de los propios servicios centrales de Sanidad". Por este motivo, el sindicato, en palabras de María Eusebia Parra, pide "que se depuren responsabilidades", porque durante estos nueve años "se ha permitido que personal no cualificado aplique procedimientos de radiaciones ionizantes sobre los pacientes".
Según datos del sindicato, en el Hospital General se realizan cada día unas 1.100 pruebas de radiodiagnóstico, entre los servicios de urgencias, radiografía convencional, pediatría, mamografías, TACs, así como las que se desarrollan en el centro de especialidades de Babel, también afectado por esta resolución.
Desde la Gerencia del Hospital General aseguraron ayer que se llevará a cabo "una reordenación interna del servicio para que cada categoría profesional realice aquello que legalmente tenga estipulado hacer". Preguntado sobre por qué hay enfermeros ocupando plazas de técnico, la gerencia señala que la del Hospital General "es una situación singular, por tratarse de un centro con una dilatada trayectoria, cuyos servicios de radiodiagnóstico funcionan antes incluso que la creación de la titulación". En este sentido, los enfermeros que todavía trabajan en el servicio "se van sustituyendo por técnicos cuando alcanzan la edad de jubilación mediante el procedimiento de reconversión".
Aunque no estén capacitados para manejar los aparatos de radiodiagnóstico, el hospital defiende la necesidad de contar con la presencia de enfermeros en esta unidad, "ya que tenemos una serie de servicios de referencia provincial" con una elevada complejidad en los pacientes que se atienden en ellos, "convirtiéndose algunas salas de este servicio en verdaderos quirófanos". El centro cita como ejemplos las secciones de radiología intervencionista, neurorradiología, radiología vascular, hemodinámica.
Sin embargo, el hospital insiste en que "seguirá velando porque estos enfermeros" que trabajan en el servicio "desarrollen tareas propias de enfermería y se abstengan de realizar las de técnico de radiodiagnóstico, salvo aquellos que tengan el título o que estuvieran trabajando en el servicio antes de 1989".



Sobrecarga de trabajo para la plantillas
Desde el sindicato Fesitess advierten también "de que no vamos a permitir que el trabajo técnico-asistencial, que van a dejar de realizar los trece enfermeros afectados por esta sentencia, "sea asumido por el resto de la plantilla, tal como parece ser pretenden desde la dirección del hospital".
El sindicato UGT alerta de la "precaria situación" en la que se va a quedar el servicio de radiodiagnóstico del hospital tras esta sentencia. "Ya nos han advertido de que en Babel van a quitar a una persona y en urgencias del hospital a tres más, que de momento no van a ser sustituidos por técnicos", señala Antonio Antón, responsable de la sección sindical de UGT en el departamento de salud 19. Unas bajas que se suman "a las cuatro jubilaciones que hubo recientemente en este servicio y cuyas plazas se han amortizado", una situación denunciada también por Fesitess. Para Antón esta situación va a provocar "que el personal, ya de por sí saturado, tenga que hacer más horas extras y que la lista de espera aumente". 
UGT lamenta que el hospital, "se podría haber ahorrado esta sentencia y el clima que se ha creado" en el servicio, si se hubiera tenido en cuenta en su momento el decreto de 1989, por el que los enfermeros no podían hacer funciones de técnicos superiores de imagen para el diagnóstico. Antón recuerda que en otros hospitales de la Comunidad, "no han tenido estos problemas".



Fuente: DiarioInformacion.com (Edición Alicante)


Ahora voy a opinar, al respecto: Lo primero es felicitar y agradecer el esfuerzo de Fesitess por este logro. Lo segundo es que UGT demuestra una vez más estar cercano al servilismo de intereses contrarios al correcto ejercicio profesional, que por ende redunda en la correcta Atención Sanitaria en este caso; UGT, en este caso también, se muestra como una organización que olvida el matiz de la 'mejor gestión en Sanidad', porque cuando defiende la Receta Enfermera sí que lo avala, pero en el caso de Intrusismo en Radiología, parece que 'olvida' siempre. Lo tercero es que muchas Direcciones Gerenciales y muchas de Enfermería aún siguen sin darse cuenta que el Titulo 'Curso de operador de instalaciones de radiodiagnóstico', NO capacita y garantiza el que se puedan manejar estas instalaciones de radiación ionizantes en el Caso de Profesionales de Enfermería. 
Mañana domingo 10 de abril publicaré algo sobre este asunto.