Publicidad

martes, 10 de agosto de 2010

Una nueva técnica ofrece mejores imágenes del cerebro

Investigadores suizos han desarrollado un nuevo tipo de radiografía capaz de estudiar el tejido cerebral con mayor nivel de detalle y sin contrastes.

La materia blanca (en naranja) se distingue de los dos tipos de materia gris (en azul, la capa granulosa; en amarillo, la capa molecular). Incluso los vasos sanguíneos (en rojo) y las distintas células (imagen inferior) son claramente visibles.


Investigadores de la Universidad de Basilea (Suiza) han sido capaces de ver el cerebro humano como nunca antes gracias a un nuevo tipo de radiografía que permite incluso observar ciertas células sin recurrir a un contraste. La nueva técnica podría ayudar a diagnosticar mejor patologías como el cáncer.

Una investigación financiada por el Fondo Nacional Suizo (FNS) y dirigida por Bert Müller, del Centro de Ciencia de los Biomateriales de la Universidad de Basilea han sido capaces de captar imágenes radiográficas que no sólo permiten diferenciar los tejidos blandos del cerebelo sino incluso las células. Hasta ahora, sólo la tomografía computarizada permitía apreciar los tejidos blandos, pero no con un nivel de detalle celular. El hallazgo se publica en Journal of the Royal Society Interface.

Con la nueva técnica, los vasos sanguíneos son visibles, la materia blanca y los diferentes tipos de materia gris pueden distinguirse claramente unos de otros, y las células de Purkinje se aprecian sin dificultad. Es la primera vez que se pueden ver células del cerebro en una masa de tejido de un centímetro sin utilizar ningún contraste.
Müller aclara que ese tipo de análisis no será posible en pacientes vivos, ya que la dosis de radiación necesaria es tan elevada que resultaría peligrosa. Pese a todo, la técnica tiene aplicaciones médicas interesantes. De hecho, Müller ya colabora con EPF Zurich para detectar hasta los vasos sanguíneos más pequeños de tumores cancerosos. Esto podría ayudar a comprender cómo crecen los tumores y, por tanto, como puede detenerse su progresión.

Fuente: Diario Medico