Publicidad

sábado, 8 de agosto de 2009

Una resonancia magnética es más viable y menos invasiva como alternativa a la autopsia convencional del feto

Según un artículo publicado en The Lancet, una resonancia magnética (RM) completa a 9,4 teslas (T) es la mejor alternativa a la autopsia de un feto que no ha logrado sobrevivir, ya que muestra unas imágenes de alta calidad en animales pequeños aunque aún no se ha probado en humanos. Por el contrario, una RM convencional a 1,5-T presenta una imagen de escasa calidad para fetos pequeños.


El examen post-mortem de un feto puede arrojar información importante sobre las causas de su fallecimiento y permite evaluar la exactitud de los diagnósticos del útero, señalando los riesgos de futuros embarazos. Esta información se obtiene principalmente de las autopsias pero, durante la última década, la resonancia magnética ha cobrado una mayor fuerza por ser una opción menos invasiva.
Sudhin Thayyil y su equipo del Institute of Child Health y el Great Ormond Street Hospital, de la University College London, estudiaron la viabilidad de una RM de alta calidad en comparación con la RM convencional y la autopsia de fetos humanos. Las resonancias a 9,4-T y 1,5-T se efectuaron sobre 18 fetos de menos de 22 semanas de gestación antes de la autopsia habitual. Los resultados fueron que la información proporcionada por la RM de alta calidad era mucho más completa que la de una RM convencional y, en varios casos, a la que se obtenía tras una autopsia. Además, todas las anomalías estructurales del feto detectadas en la autopsia y en el examen interno de los órganos se hallaron también con la resonancia a 9,4-T.
“En un futuro se podrán ofrecer 2 vías de análisis post-mortem: una resonancia inicial a 9,4-T y, si fuera necesario, una autopsia mínimamente invasiva”, señalan los autores.

Esta información procede de Diario Medico