Publicidad

miércoles, 2 de abril de 2014

Pruebas de Imagen en el Diagnóstico de gangrena de Fournier

Gangrena de Fournier. Gas en TC (Reconstrucciones coronales en región isquiorrectal derecha)
La gangrena de Fournier es una patología relativamente infrecuente, con alta letalidad, que debe tratarse de forma agresiva, para ello es fundamental un diagnóstico tan precoz como sea posible. Este post está basado en la publicación (con el mismo título) en Portales Médicos, y su objetivo es evaluar el uso de pruebas de imagen en esta patología así como los hallazgos más habituales en estas.

Debo destacar que este articulo publicado procede del Hospital San Agustín, de Linares (España), donde yo me formé como Técnico Radiólogo, sus autores son:
Juan Arsenio Garcelán Trigo, Manuel Tello Moreno, Manuel Jesús Rabaza Espigares, Ildefonso Talavera Martínez, Antonio Bedmar Pérez, Isabel Romero Manjón (actual Jefa de la UGC Diagnóstico por la imagen).
Gangrena de Fournier. Gas en TC (serie Axial)
La gangrena de Fournier es una fascitis necrotizante rápidamente progresiva, que constituye una emergencia quirúrgica, con considerable mortalidad potencial que alcanza entre un 15 y un 50%. Es una patología inflamatoria-infecciosa relativamente infrecuente que afecta la región genital externa, perineal y perianal, presentando habitualmente de flora polimicrobiana, con más de 3 microorganismos distintos de media, siendo el más común E. coli, seguido de bacteroides y estreptococos.

Etiología: Hasta en un 90% de los casos, puede identificarse una clara causa desencadenante, siendo la más habitual la existencia de patología perianal (abscesos, fístulas, perforaciones colónicas…), otras causas predisponentes pueden ser enfermedades genitourinarias y afectaciones cutáneas locales.

Se asocian factores predisponentes: diabetes mellitus (40-60%), obesidad y enolismo, como factores predisponentes menos habituales se encuentran tabaquismo, trauma local, antecedente quirúrgico, proceso maligno local, uso de esteroides, radio o quimioterapia. Como factores predisponentes no modificables se encuentran el sexo masculino, si bien no es una patología exclusiva de varones (proporción varón: mujer de 10:1), y edad media presentando significativo aumento de incidencia entre 45 y 60 años, si bien puede darse en todas las edades.

Presenta una progresión rápida, con un avance de la necrosis de hasta 2-3 cm por hora, por tanto es fundamental alcanzar un diagnóstico tan precoz como sea posible, tradicionalmente el diagnóstico de esta entidad se realizaba mediante exploración clínica siendo los síntomas más habituales edema escrotal, dolor local, hiperemia, prurito, crepitación (entre un 19-64% de los casos), fiebre y presencia de secreción maloliente.

Gangrena de Fournier. Gas en escroto (imagen Ecografía)
Hallazgos Imagenológicos
El hallazgo principal en TC es la presencia de enfisema subcutáneo en área genital que diseca siguiendo planos fasciales, que pueden asimismo estar engrosados y asociar existencia de colecciones y/o abscesos.
Otras técnicas de imagen como la ecografía o radiología simple de abdomen poseen menor sensibilidad y especificidad, con escasa utilidad en evaluación de la extensión, si bien ocasionalmente pueden sugerir diagnóstico ante hallazgo de gas subcutáneo en región perineal.

Rx simple de abdomen: puede apreciarse acumulo de gas en localización anómala a nivel isquiorrectal. Gangrena de Fournier.
Conclusiones
El uso de pruebas de imagen pueden contribuir a un diagnóstico precoz, en casos sin clara sospecha clínica, siendo la TC el estudio de mayor utilidad por su capacidad de detección y su utilidad en la delimitación de extensión previa a cirugía y en el hallazgo de una posible causa desencadenante.

Las restantes pruebas de imagen (Rx, ecografía) poseen menor utilidad para esta patología, si bien incidentalmente pueden sugerir un diagnóstico no sospechado.