Publicidad

lunes, 23 de diciembre de 2013

El 'aspirado de pezón' no debe sustituirse por la Mamografía



"Las mujeres no deben confiar únicamente en estas pruebas de aspirado de pezón para la detección o el diagnóstico del cáncer de seno”, advierte Lerner. “La regla de oro sigue siendo hacerse la mamografía”.
El Gobierno de Estados Unidos advirte  que una prueba llamada 'aspirado de pezón'  no se sustenta en estudios clínicos y no se debe considerar como sustituto de la Mamografía para la detección del cáncer.
La Dirección de Alimentos y Medicamentos (FDA) ha dado aviso en un comunicado ya que muchas mujeres desearían que hubiera una manera más fácil y cómoda de detectar el cáncer en sus fases iniciales y con más posibilidades de poder tratarse. 
Existe un método, que en años recientes obtuvo el aval de publicaciones científicas, y se vende como  herramienta más moderna y avanzada para la detección a tiempo del cáncer de seno, más fácil, más cómoda y mucho menos doloroso que la mamografía. Resulta que algunas empresas están promoviendo que la prueba de aspirado de pezón puede ser útil como una herramienta autónoma para la detección y el diagnóstico del cáncer de seno, a modo de alternativa a la mamografía.
En febrero de 2013, la FDA remitió una carta de advertencia a Atossa Genetics, Inc., en la que informaba a la empresa que su prueba aparecía falsamente identificada en la etiqueta del producto, con información engañosa.
La FDA no es la única que cree que la mamografía es el método más eficaz para detectar el cáncer de seno. Otras organizaciones concuerdan, entre ellas la Sociedad Americana Contra el Cáncer, el Colegio Estadounidense de Radiología (la asociación profesional de médicos especializados en espectroscopía médica) y el Instituto Nacional del Cáncer, una dependencia de los Institutos Nacionales de la Salud.
La guía de la Red Integral Nacional Contra el Cáncer (NCCN, por sus siglas en inglés) de 2013 establece que la utilidad clínica del aspirado de pezón aún se está evaluando y que no debe usarse como una técnica para la detección del cáncer de seno.