Publicidad

jueves, 30 de julio de 2009

Sanidad y Educación crean una comisión mixta de coordinación

Desde hace un lustro, existe una reclamación por los partidos, profesionales sanitarios y agentes del sector, que se ha denominado gran Pacto de Estado por la Sanidad. Este es mi análisis: amplio, con apoyos y las declaraciones de los Ministros.



Es posible que esa situación esté cerca de producirse, más aún tras el anuncio del pasado lunes 27 por parte de los ministros de Sanidad y de Educación, Trinidad Jiménez y Ángel Gabilondo: a finales de septiembre se constituirá la Comisión interministerial entre Sanidad y Educación para coordinar las políticas que tienen que ver con la formación y la planificación de necesidades de profesionales sanitarios.

Los dirigentes de la Administración de ambas carteras han sido capaces de poner la primera piedra de una estrecha relación que los representantes de las profesiones sanitarias llevan exigiendo desde hace tiempo.

Sin embargo, no debería aún celebrarse nada. ¿Por qué? Porque en la actual época de crisis económica, las propuestas desde este órgano de coordinación interministerial – que originarían ese Pacto por la Sanidad – necesitan de una financiación especial dedicado a Sanidad.

Además, para el actual ejecutivo, aún no se ha tenido en cuenta el aumento demográfico de cinco millones de españoles más – respecto a la planificación sanitaria heredada -, y eso sigue asfixiando a muchas administraciones sanitarias autonómicas; ni tampoco se ha reforzado, hablando en ‘plata’, el Fondo de Cohesión, que es la gran herramienta financiera para el SNS en el objetivo de reducir desigualdades entre las CCAA y compensar aquellos desequilibrios del gasto de pacientes desplazados, entre otros factores variables.

Y a pesar de que el gobierno ha pensado – en su nuevo modelo de financiación autonómica – en materia de Sanidad tenemos prioridades sin resolver como la eficiencia, la racionalidad del gasto, la planificación de recursos humanos, la calidad o la salud pública y la cartera de servicios.

Sin embargo, el anuncio de esta semana estaba ya planeado y barruntado por técnicos en la gestión y planificación sanitaria. Hace meses que oigo mensajes tales como que este año sí que puede ser "un año importante para la sanidad española", como pronostica el secretario general de Sanidad, José Martínez Olmos, al presentar el avance de los trabajos de las seis comisiones que trabajan en el futuro pacto por la sanidad.

Y, volviendo a las propuestas de revisión financiera del sistema sanitario incluidas en el Pacto por la Sanidad, hay que recordar esos proyectos incompletos en el SNS: Cinco años sin haber desarrollado una tarjeta de sanidad que sirva para todo el sistema de salud y tampoco se ha puesto en marcha la receta electrónica.

Y también pienso en la no conclusión de proyectos sobre la Calidad. Por que a la calidad se llega en el fomento del desarrollo profesional y los modelos de formación académica necesitan de una revisión en profundidad para dinamizarlos. En ese sentido, los TSID llevamos una sobrecarga doble: ni tenemos la formación como los Técnicos de Radiología del entorno ‘Bolonia’, y por ende carecemos de movilidad geográfica laboral en Europa, y tampoco estamos respaldados de lleno por los gestores sanitarios, que están ‘anestesiados’ por frente de Enfermería, sobre todo, y muchos Radiólogos desconfiados.

Comisión Mixta

Según destaca el ministro de Educación, esta comisión estará integrada por técnicos y tendrá dos grupos de trabajo: uno para consensuar criterios en la formación, la capacitación, las planificación de recursos humanos y las homologaciones de títulos extracomunitarios, y otra para abordar temas conjuntos de Educación para la Salud. Este último grupo se dedicará "no solo a campañas, sino también a políticas efectivas para educar en salud pública como obesidad, consumo de drogas o educación sexual".

Este nuevo órgano interministerial hará las veces de la extinta Subdirección de Especialidades en Ciencias de la Salud, que fue abolida tras el traspaso de las competencias de Universidades al Ministerio de Ciencia e Innovación y que ahora ha recuperado Gabilondo tras la última renovación en el gobierno ejecutivo.

Entre otras cuestiones, serán puntos claves en la agenda de esta comisión cuestiones como la ampliación de plazas universitarias de los títulos de Ciencias de la Salud, la configuración definitiva del grado que se implantará con la llegada del Plan Bolonia y la verificación de nuevos planes de estudio que podrán dar luz verde a la puesta en marcha de otras titulaciones de profesiones sanitarias. Ahí podemos entrar los TSID, y nuestra ‘oferta’ de ser mejores herramientas en el SNS.

Por último, el ministro de Educación recalcó que, "ante la realidad y la percepción social de que hacen falta más profesionales de la salud, afrontamos que hay una necesidad de incrementar el número de plazas en las facultades de medicina". "No hay que olvidar que en los últimos años se han aumentado de manera clara, aunque veces no con demasiados medios. Por ello, lo que queremos es saber a dónde queremos llegar, pero nunca renunciando a una formación de absoluta calidad en Ciencias de la Salud, porque es una referencia en Europa", añadió Gabilondo, para el que "lo que no se puede hacer es perder una cosa para arreglar la otra". Por ello, la nueva Comisión Interministerial anunciada, "buscará mecanismos de selección de necesidades y sus elementos respuesta, pero con la voluntad de que la formación tenga calidad, práctica y vinculación a la investigación y a la asistencia". Por tanto -concluyó el ministro-, "crear plazas de medicina no es sólo un acto voluntarista, exige una planificación y una financiación y todo ello se estudiará en la futura Comisión".